Deportes

Tan solo puede quedar uno

El Sevilla tiene ante sí este sábado la posibilidad de volver, por primera vez desde el pasado mes de septiembre, a puestos de Liga de Campeones. Pero para ello tendrá que derrocar cara a cara a su máximo rival en esta empresa y culminar una remontada que se inició hace ya cinco meses. (Foto: Jose Manuel Cabello).

el 15 sep 2009 / 02:04 h.

El Sevilla tiene ante sí este sábado la posibilidad de volver, por primera vez desde el pasado mes de septiembre, a puestos de Liga de Campeones. Pero para ello tendrá que derrocar cara a cara a su máximo rival en esta empresa y culminar una remontada que se inició hace ya cinco meses.

Más de cinco meses, desde aquel septiembre en el que Juande aún pululaba por el banquillo sevillista, lleva el equipo nervionense de remontada ardua, irregular, tortuosa, difícil y controvertida. Más de cinco meses buscándole las vueltas a un rival que aparecía y volvía a desaparecer, que a veces estaba a simple vista y otras se intuía. Más de cinco meses siguiendo el rastro a veces lejano y otras equivocado del enemigo, hasta llegar a pisar sus talones y soplar en su cogote, incluso intimidarle. Todo para ponerse a su altura, esperarle en una esquina y desafiarle cara a cara para ocupar su posición.

Porque en este duelo no hay pasos contados hacia atrás, ni se da la espalda para luego realizar intentonas en la distancia. Este duelo es de pistoleros en toda regla, en el que están los más efectivos del lugar. Sin perdón Luis Fabiano, elegante Kanouté, virtuoso Kun y golpeador Forlán se ven las caras para defender a sus hombres y para llevarlos al sitio en el que todos quieren estar, entre los privilegiados, en las citas de lujo, de oro y glamour, en la Liga de Campeones.

Ver a estos cuatro delanteros en acción, en un mismo partido, ya merece la pena. No hay que aventurarse ni jugar a brujo para vaticinar goles en este encuentro, como los hubo en el de ida (4-3). De los cuatro mejores atacantes del mundo se dan cita en el gran partido de la jornada. Pero hay más. Porque el Sevilla puede alejar al Atlético de Madrid de su máximo y ya único objetivo, la Champions, y viceversa.

El calendario. Además, el equipo de Jiménez, que ha vuelto a calificar, esta vez con más razón, el encuentro como una final, debe tener en cuenta el calendario que se le avecina en las próximas jornadas, ni más ni menos que Real Madrid y Villarreal esperan al conjunto hispalense, por lo que una herida en el duelo de este Sábado Santo puede ser fatal ante los próximos compromisos.

Así las cosas, parece claro que motivación no faltará entre los blanquirrojos -para rojiblancos ya están los colchoneros-, por lo que habrá que examinar los argumentos, que en realidad son los de toda la temporada. Básicamente, potencial ofensivo, Luis Fabiano, Kanouté, Jesús Navas y Diego Capel. Ellos han hecho del Sevilla el equipo más goleador de la Liga en casa (36). En teoría podría bastar para desmontar el entramado defensivo atlético, sobre todo viendo sus últimos partidos, pero nada más lejos de la realidad, porque el conjunto de Javier Aguirre es el menos goleado a domicilio de Primera (12). Claro que la debilidad defensiva nervionense remite en el Sánchez Pizjuán (13 goles recibidos como local, el quinto que menos) y también el potencial colchonero fuera de casa (hay hasta doce equipos que le superan en goles a domicilio).

Disponibles. Manolo Jiménez podrá contar en el penúltimo día de la Semana Grande de Sevilla, que también puede ser semana grande para el Sevilla, con casi todos los jugadores de la plantilla, a excepción de Javi Navarro -sigue con su rehabilitación- y Chevantón, con molestias. Por su parte, Drago es duda. El técnico del Arahal a buen seguro contará con los habituales en su convocatoria del viernes, mientras que en el Atlético de Madrid la mayor novedad es la recuperación a tiempo de Maxi Rodríguez.

  • 1