viernes, 22 marzo 2019
15:03
, última actualización
Local

Tanques israelíes abren fuego contra la franja de Gaza

Tanques israelíes abrieron hoy fuego contra el territorio de Gaza por primera vez desde el inicio hace ocho días de la ofensiva militar del Estado judío, según informaron fuentes militares de Israel y de Hamás. En Madrid, una marcha no autorizada pro Palestina recorrió el centro de la ciudad hasta las embajadas de EEUU e Israel.

el 15 sep 2009 / 20:40 h.

TAGS:

Tanques israelíes abrieron hoy fuego contra el territorio de Gaza por primera vez desde el inicio hace ocho días de la ofensiva militar del Estado judío, según informaron fuentes militares de Israel y de Hamás. Los objetivos del ataque fueron diversas posiciones en el norte de Gaza, un área que los milicianos palestinos suelen utilizar para lanzar cohetes sobre territorio israelí.

Los tanques dispararon desde Israel, a unos quinientos metros de la línea fronteriza con la franja palestina. Portavoces militares israelíes confirmaron a Efe en Jerusalén el ataque y precisaron que "la operación prosigue" a media tarde.

Según cadenas de televisión de Israel, el ataque "podría ser el prolegómeno" de una invasión terrestre de Gaza, que desde hace días permanece cercada por cientos de tanques israelíes.

Tanques israelíes habían abierto fuego contra Gaza en varias ocasiones en los últimos meses pero se trata del primer ataque de ese tipo en el marco de la actual ofensiva del Estado judío en Gaza, en la que hasta ahora solo se había empleado fuerza aérea.

Manifestación en Madrid. Una marcha no autorizada de varios cientos de ciudadanos palestinos ha recorrido hoy el centro de Madrid para detenerse ante las embajadas de Estados Unidos e Israel y reivindicar la Intifada y el cese de la "masacre" en Gaza.

La manifestación se produjo después de que se disolviera una concentración frente al Ministerio de Asuntos Exteriores en la madrileña plaza de Santa Cruz, organizada por "Paz Ahora" y por el Partido Comunista y a la que han asistido, según fuentes convocantes, hasta 2.000 personas.

El acto, protagonizado en su mayoría por ciudadanos de origen árabe, especialmente palestinos, pero también de otros países, transcurrió entre gritos contra los ataques de Israel en la franja de Gaza, que ya han costado la vida a más de 400 personas, y contra Estados Unidos.

Las alusiones -"asesinos"- al presidente saliente norteamericano George W. Bush o al todavía primer ministro israelí, Ehud Olmert, se han mezclado con las voces enérgicas que denunciaban "el terrorismo sionista" y que reivindicaban la Intifada y la lucha del pueblo palestino.

Familias árabes enteras -había muchos niños y niñas-, aunque también ciudadanos españoles y figuras políticas de IU como Cayo Lara, Francisco Frutos o Ángel Pérez, permanecieron frente al Ministerio de Asuntos Exteriores cerca de una hora, sin que se produjeran incidentes de consideración.

Sin embargo, la Policía Nacional detuvo a un ciudadano que previamente se había encarado con un agente, al que además intentó agredir, por lo que los antidisturbios tuvieron que reducirle y trasladarle a dependencias policiales. También hubo quema de banderas israelíes, pero sin que la situación llegara a mayores.

Cuando la concentración superó la hora de duración, los convocantes comenzaron a pedir a los asistentes que poco a poco se fueran marchando, ya que el tiempo concedido por la Delegación del Gobierno había concluido. No obstante, varios cientos de ciudadanos palestinos decidieron continuar la marcha, así que se desplazaron hasta la Puerta del Sol.

Una vez allí, y siempre de modo improvisado, los manifestantes, casi todos árabes, cortaron el tráfico y avanzaron por la Carrera de San Jerónimo, incluso se situaron en las mismas puertas del Congreso de los Diputados, donde cuatro furgones policiales cercaban el Palacio.

No fue necesaria la intervención policial en ningún momento, pues los manifestantes simplemente hicieron una breve sentada para luego llegar al Paseo de la Castellana y avanzar hacia la estación de Atocha.

Los transeúntes y los turistas -había largas colas para acceder al Museo del Prado- asistían atónitos a la marcha pro Palestina, que en algunos instantes resultó caótica, ya que a la altura del Ministerio de Sanidad dio la vuelta para ir a la Embajada de EEUU.

Allí, ante un amplio operativo policial, tuvo lugar la primera parada, mientras que la segunda, y definitiva, ocurrió en las puertas de la de Israel sin que tampoco se produjeran incidentes, salvo el lanzamiento de alguna piedra contra el edificio.

Las fuerzas de Seguridad habían flanqueado bien la Embajada israelí y no tuvo que actuar en ningún momento, ya que los manifestantes únicamente gritaron contra Israel y a favor de Palestina.

También exhibieron pancartas, pañuelos y banderas del país de la media luna y algunos se despojaron de sus zapatos, que para muchos árabes, desde que un periodista iraquí se los arrojara a Bush, se han convertido en símbolos de resistencia. Tras media hora, y tras una oración, los manifestantes se dispersaron.

  • 1