Deportes

Tantos goles en un partido como en cinco meses

El encuentro del sábado, a pesar de la victoria, resucita viejos (no tan viejos) fantasmas en el Sevilla, los de la defensa. Hacía cinco meses que la zaga no hacía aguas y parecía que se había recuperado la solvencia, pero el Sporting demostró que no es así.

el 15 sep 2009 / 11:48 h.

El encuentro del sábado, a pesar de la victoria, resucita viejos (no tan viejos) fantasmas en el Sevilla, los de la defensa. Hacía cinco meses que la zaga no hacía aguas y parecía que se había recuperado la solvencia, pero el Sporting demostró que no es así.

El pasado 19 de abril de 2008, en la pasada Liga, el Sevilla perdió su último partido hasta la fecha, ante el Almería por un doloroso 1-4 que alejó al equipo de Manolo Jiménez de la zona de la Liga de Campeones. Desde entonces, el equipo nervionense no ha vuelto a perder ningún partido, ni oficial ni de pretemporada, y esa racha se mantiene. Pero, igualmente, desde aquel encuentro el Sevilla había mantenido un envidiable tono defensivo. Tanto es así que sólo el Athletic, el Arsenal, en el torneo de Amsterdam, y el Racing habían perforado la portería hispalense en los últimos cinco meses, hasta ayer.

El Sporting de Gijón, ayudado por la débil zaga sevillista, logró marcar en 45 minutos los mismos tantos que había recibido el Sevilla en los últimos 16 partidos (entre ellos seis oficiales), resucitando así los mismos temores defensivos que tanto preocuparon en Nervión durante la temporada pasada.

Curiosamente, este conjunto conformado por Jiménez tiene la curiosa tendencia de recibir goles cuando no está Renato en el campo o cuando el técnico de Arahal prescinde del trivote y no apuesta por la mediapunta. Los datos son claros. Desde aquel encuentro ante el Almería, en el final de Liga encajó un tanto del Athletic. Ese partido lo disputó el equipo blanquirrojo con el esquema clásico del 4-4-2, con Kanouté y Koné en la delantera. En los cuatro anteriores Jiménez se había decantado o bien por colocar a Renato como mediapunta (en Murcia y ante el Valladolid) o bien por prescindir de una banda (ante el Racing y el Betis dejó a Navas en el banquillo y dio la banda a Alves). En todos estos duelos dejó su puerta a cero, con un balance de cuatro triunfos y un empate en el tramo final de Liga.

La tendencia se repite esta campaña. Tanto en Santander como el sábado ante el Sporting el entrenador nervionense sacó un equipo con tan solo dos pivotes y con dos delanteros. La estadística se reprodujo. El equipo volvió a encajar goles.

  • 1