Deportes

Tapia: "Mi trabajo ha sido honesto y digno"

Antonio Tapia se despidió ayer de la afición del Real Betis y de los medios tras leer un escueto comunicado. 

el 26 ene 2010 / 11:54 h.

Con Víctor Fernández camino de Sevilla para certificar el acuerdo verbal con el máximo accionista del Betis, Manuel Ruiz de Lopera, Antonio Tapia, con gesto serio, se dirigía hacia la sala de prensa del feudo heliopolitano para leer un escueto comunicado en forma de despedida.

Correcto, educado y de forma elegante, el ex entrenador de la primera plantilla, que no ha explotado el potencial del grupo, evaluó su estancia en la entidad de las trece barras -huérfana de detalles al no comparecer ningún consejero con el de Baena- y defendió su labor durante los siete meses que ha ocupado el banquillo verdiblanco.

"Mi trabajo ha sido honesto y digno, de eso no puede dudar nadie", aseguró en el inicio de su alocución. "Ha sido honesto en unas circunstancias adversas", reiteró.

"Sólo puedo desear, como un aficionado más en el que ahora me convierto, que el equipo cumpla con su objetivo", apuntó. Sin aceptar ninguna pregunta de los numerosos periodistas apostados en la sala de prensa, el de Baena añadió que "el grupo aún está vivo en su lucha por subir".

Y también recordó a aquellas personas que han colaborado con él en el cuerpo técnico y en el propio club. "Quiero agradecer a todas las personas que han trabajado conmigo el trato que han tenido, que ha sido magnífico", ensalzó. Y por extensión quiso elogiar a la hinchada.

"Hay que dar las gracias también a la afición, que ha sido muy fiel con nosotros, animando cuando lo hemos hecho bien y censurando cuando las cosas no han salido", opinó.

"Lo importante es que la afición siga viva, que esté en la línea y que el equipo llegue a las expectativas que se buscan", leyó. Y, por último, un mensaje de resignación por la destitución y la situación clasificatoria de sus discípulos. "Ahora me voy con la sensación de quedarme a mitad de camino", concluyó.

Tras abandonar la sala de prensa, Tapia se opuso a realizar ningún tipo de declaración a los periodistas situados en la zona de la puerta de cristales. "No, no voy a hablar", insistió el cordobés, que tomó el ascensor para luego recoger en el párking por última vez su vehículo personal.


  • 1