Deportes

Tapia renovaría un año con el Betis si logra el ascenso

Antonio Tapia está muy cerca de convertirse en el entrenador que encabezará el proyecto de ascenso del Real Betis. La propuesta heliopolitana satisface al técnico, quien no obstante desea mantener un cara a cara con Manuel Ruiz de Lopera.

el 16 sep 2009 / 03:53 h.

Antonio Tapia está muy cerca de convertirse en el entrenador que encabezará el proyecto de ascenso del Real Betis. La propuesta heliopolitana satisface al técnico, quien no obstante desea mantener un cara a cara con Manuel Ruiz de Lopera.

Antonio Tapia impartía a mediodía de ayer una conferencia sobre fútbol en Puerto Real en unas jornadas patrocinadas por la consejería de Turismo y Deportes. Podría tratarse de uno de los últimos actos de Tapia antes de ser entrenador del Real Betis. En estos momentos, el acuerdo entre Manuel Ruiz de Lopera y los representantes del técnico andaluz es casi total. Lopera le ha ofrecida al preparador nacido en Baena un año de contrato con opción a otro. Si Tapia logra el ascenso, renovaría de forma automática con la entidad heliopolitana. El Betis mejora las condiciones económicas que tenía el entrenador en el Málaga, donde era uno de los técnicos que menos dinero cobraban de la máxima categoría.

El acuerdo está ultimado, pero todavía no se puede afirmar de manera absoluta que Tapia sea el entrenador del Betis. La idea del pretendido por Lopera es la de mantener un cara a cara con el máximo accionista, algo que según algunas fuentes podría producirse en el día de hoy en Marbella. Lopera tiene una casa en esta localidad malagueña, donde puede recibir a Tapia sin temor a que la prensa esté al acecho. Por ahora, el consejero delegado bético está encantado con los informes que le han llegado de Tapia, de su seriedad a la hora de trabajar y de la templanza con la que dirige los vestuarios. Parece que Lopera ha superado los temores que tenía en torno al carácter de Tapia, algo medroso para un vestuario como el del Betis, que en la pasada temporada pasó por encima de Francisco Chaparro y se merendó de forma literal a Josep Maria Noguès, quien todavía está asombrado por todo lo que tuvo que aguantar en el breve periodo que estuvo al frente de la primera plantilla.

Tan cerca está el acuerdo con Tapia, que éste ha sido informado de las gestiones que se están llevando a cabo para reforzar el equipo. Conocía de primera mano la adquisición de Iñaki Goitia y también otras como las de Iriney.

El que será, si no se tuercen las cosas, nuevo entrenador bético, entiende también las necesidades que tiene el equipo de reforzarse en el centro de la defensa y el centro del campo, habiendo aceptado también la posibilidad de que Alberto Rivera sea renovado. En líneas generales, Tapia es un preparador que no suele ser demasiado conflictivo con los clubes a la hora de pedir refuerzos. Se limita a sacar partido a lo que le ofrecen por delante, algo que satisface a dirigentes y directores deportivos.

Si Lopera no logra cerrar el fichaje de Tapia, algo improbable, en la recámara se encuentran los nombres ya conocidos de Esteban Vigo, del Xerez, y José Luis Oltra, del Tenerife. Pepe Mel, por su parte, negó cualquier oferta.

  • 1