Deportes

Tapia sigue en el cargo pese a unos números de descenso a Segunda B

En los dos últimos meses, los números del Betis lo colocarían en uno de los puestos de descenso a Segunda B. A pesar de eso, Antonio Tapia continuará en el cargo. Por ahora, claro.

el 23 nov 2009 / 22:42 h.

La racha del Betis, pésima en resultados y nefasta en juego, es una invitación perfecta para pensar que sus dirigentes se están planteando si vale la pena que Antonio Tapia continúe en su puesto. En el consejo ya hay quien piensa en un relevo, pero mientras no esté de acuerdo Manuel Ruiz de Lopera no habrá cambio que valga. Y el máximo accionista ya telefoneó al entrenador tras el fiasco de Elche para cambiar impresiones y darle ánimos, así que no se vislumbra una decisión drástica a corto plazo.

Tras la llamada del jefe, Tapia se pasó el largo camino de regreso a Sevilla cavilando sobre su equipo: qué falla, por qué no funciona, por qué se le ha caído desde hace un par de meses... Entre el cansancio, el desánimo y la hora, apenas se escuchó una voz en el autobús y el entrenador tuvo todo el sosiego posible para reflexionar. La expedición paró a cenar en Guadix y llegó a Sevilla a las 2.45 de la madrugada.

Tapia continúa en el cargo, pero afronta una encrucijada delicada: dos partidos consecutivos delante de su afición en apenas 72 horas. El domingo recibe a Las Palmas y el miércoles, al Villarreal B. Ni que decir tiene que la doble cita se antoja clave para su futuro. El equipo ya salió escaldado y silbado en los dos últimos compromisos allí, ante el Real Unión y el Celta, y la hinchada ha llegado a un punto en el que será raro que perdone una más a los suyos.

El beticismo, además, tiene toda la razón porque los números de su equipo, construido para ascender, son dignos de todo lo contrario. El Betis era segundo después de la cuarta jornada, pero a partir de ahí se ha portado como un aspirante a bajar a Segunda B. En la clasificación parcial entre las jornadas 5ª y 13ª, los de Tapia (ocho puntos en ocho partidos) presentan el vigésimo balance de la categoría. Y sin milongas como la de recordar que le queda el choque del Villarreal B: para obtener esa clasificación se han obviado todos los resultados de la jornada 10ª, a la que pertenece el partido aplazado.

INDIGNACIÓN CON LOS ÁRBITROS. En el Betis, el enfado por lo deportivo coexiste con la indignación contra los árbitros. Nunca se va a emplear como excusa, pero en Heliópolis no se explican que el club reciba ese trato de los colegiados (tampoco que los jugadores sólo reaccionen ante circunstancias adversas, como quedarse con nueve, por ejemplo). Todas las semanas hay conversaciones entre responsables de la entidad y la Federación, pero de momento no valen para nada.

  • 1