Deportes

Tapia, un hombre tranquilo para el Betis

El cordobés Antonio Tapia (Baena, 13 de noviembre de 1959) es ya oficialmente el nuevo entrenador del Real Betis. "Sólo falta un pasito más para fichar", afirmaba ayer a este diario el preparador andaluz. El paso se dio al firmar el contrato que le ha puesto por delante Manuel Ruiz de Lopera.

el 16 sep 2009 / 04:03 h.

El cordobés Antonio Tapia (Baena, 13 de noviembre de 1959) es ya oficialmente el nuevo entrenador del Real Betis. "Sólo falta un pasito más para fichar", afirmaba ayer a este diario el preparador andaluz. El paso se dio al firmar el contrato que le ha puesto por delante Manuel Ruiz de Lopera.

Antonio Tapia vivió una jornada bastante ajetreada en el día de ayer. A eso de las doce de la mañana abandonaba su domicilio de Fuengirola para enfilar la autovía y plantarse en Sevilla. Su destino no fue otro que las oficinas personales de Manuel Ruiz de Lopera, donde estampó su firma como nuevo entrenador del Betis. Tal y como adelantó este diario, Tapia firma por una temporada y renovará de forma automática si logra el ascenso a Primera división. Llega al club verdiblanco un técnico que si bien no tiene un currículum espectacular, viene avalado por una gran temporada en el Málaga, al que ha mantenido con absoluta solvencia en Primera división siendo un recién ascendido.

Tapia le ha propuesto al Betis trabajar en la entidad con dos hombres de su absoluta confianza. Se trata del preparador físico Paulino Granero, que ha estado esta temporada en el fútbol del petrodólar, y su ayudante Álvaro Reina, quien era la persona encargada de realizar los informes de los rivales del Málaga. Curiosamente, todo el que conoce a Tapia habla muy bien de su exquisito conocimiento de los equipos a los que se enfrenta, siendo un experto a la hora de preparar los partidos.

La propuesta para contar con su equipo de trabajo cuenta por el momento con el beneplácito de Lopera, aunque no es descartable todavía que alguno de los actuales técnicos de la casa verdiblanca pueda estar finalmente a su servicio. El preparador cordobés abandonó las oficinas de Lopera alrededor de las cinco de la tarde y a continuación regresó a su domicilio en Málaga. Como se puede suponer, Tapia ve mejorado su contrato en el aspecto económico con respecto a lo que percibía en el Málaga, habiendo sido informado hasta los últimos detalles de los movimientos que se están llevando a cabo en la planificación del equipo.

Por eso ha dado el visto bueno a la renovación de Rivera y los fichajes de Goitia e Iriney, habiendo solicitado a Lopera ciertas garantías para que algunos pesos pesados de la plantilla se queden a pesar del descenso a Segunda división. El entrenador tiene sus intocables y así se lo ha hecho saber a Lopera, quien por cierto sigue en sus trece de pregonar que no venderá a sus figuras a pesar del accidente deportivo que ha sufrido el equipo. El máximo accionista también tendrá algún detalle con el entrenador en torno a los fichajes que deben llegar. No debe extrañar que Tapia pida algún jugador de su confianza, caso de Calleja, y Lopera le conceda la adquisición de alguno de su cuerda.

En estos momentos, se está trabajando de forma intensa en la contratación de un defensa central que venga a reforzar una de las peores líneas del equipo, la zaga, puesto que Tapia considera fundamental dotar de equilibrio al equipo.

  • 1