Cofradías

Tardía víspera del Corpus

El calor desanimó a los sevillanos, que retrasaron la tradicional visita a los altares hasta que, con la noche, bajó el termómetro.

el 06 jun 2012 / 22:12 h.

El bando anunciador de la procesión pasa ante el altar de Nuestra Señora de Escardiel en la calle Sierpes.

Hasta que la Virgen de la Hiniesta Gloriosa no ocupa su altar en la plaza de San Francisco no está todo listo para que comience la festividad del Corpus. Ayer podría haber sido mucho antes que otros años, pero el calor retrasó todos los actos previstos y el público agradeció esta decisión llenando las calles que hoy recorrerá el Santísimo en la custodia de Arfe hasta altas horas.

Con sus calurosos uniformes grises, los componentes de la Banda Esencia recuperaron el Bando anunciador de la procesión por iniciativa de la Sacramental del Sagrario, un acto que no se celebraba desde 1985. Tras completar el recorrido, llegaron al Patio de los Naranjos de la Catedral por la puerta del Perdón, donde el público esperaba poder disfrutar más de la música de esta joven banda de cornetas y tambores que acompaña el Miércoles Santo al misterio de las Siete Palabras. Pero el segundo pase, muy diferente al primero, se haría esperar. Desde las terrazas de la parroquia anexa a la Catedral, el grupo de clarines de la corporación interpretó los Ministriles en honor al Santísimo Sacramento, ya con la noche cerrada.

Entretanto, los sevillanos y muchos visitantes disfrutaron de una Catedral abierta de par en par, incluidas las sacristías mayor y menor con todos sus tesoros expuestos, y de la oportunidad de ver con detalle los nueve pasos que participan hoy en la procesión ya perfectamente exornados, con flores y colores muy originales, como el del Niño Jesús -en el Sagrario, junto a la Virgen de los Reyes-, con ramos cónicos en los laterales de colores variados, o el de Santa Justa y Rufina, con flores en tonos rosas y malvas.

Conforme avanzaba la tarde y las temperaturas empezaban a bajar, comenzó el paseo vespertino por las calles que hoy recorrerá el Corpus para ver los altares, escaparates y balcones. Algunos menos que el año pasado, pero no tantos como se temía. Y es que las Siete Palabras, Pasión o el Amor, entre otras hermandades, no se habían inscrito en el concurso que organiza el Ayuntamiento pero sí montaron sus tradicionales altares. "Aquí ponían un altar muy bonito", comentaba una señora en Sierpes, que echaba de menos al que otros años ocupaba el ensanche frente a Desigual. Y donde el año pasado se levantaba el de Monte-Sión, en la fachada del Círculo Mercantil, los jóvenes de la hermandad de Nuestra Señora de Escardiel de Castilblanco de los Arroyos habían construido uno precioso en torno a su Simpecado que tampoco optaba al concurso.

Pero esta intensa víspera también ofrecía un curioso concierto de la Banda Sinfónica Municipal. Cientos de personas ocuparon las sillas y los aledaños de la plaza San Francisco para disfrutar de la música que dirige Francisco Javier Gutiérrez Juan. Tras el variado repertorio dedicado a Cádiz, espíritu de un Carnaval y una Constitución, con motivo del bicentenario de la Pepa, las bandas Nuestra Señora del Carmen de Su Eminencia y la de Humildad -"nos han escogido por nuestros uniformes, que, según Julio Vera, son muy españoles", bromeaba Juan Gallardo- participaron en una recreación del intento de tomar Cádiz por las tropas invasoras y la llegada de refuerzo de los nacionales, para el disfrute del público.

Sólo cuando esta representación terminó, los responsables de la hermandad de la Hiniesta daban la orden. Capataces, costaleros y los encendedores se dirigieron al interior del Salón del Apeadero. La Virgen gloriosa, que ha estado expuesta en besamanos desde el domingo, ya aguardaba en su paso. En un delicado "traslado", se apresuró a aclarar el hermano mayor, Francisco Granado, formado por el cuerpo de acólitos y el paso, sin acompañamiento musical, pero con el respaldo de cientos de hermanos y sevillanos en general, rodearon el Ayuntamiento por la plaza Nueva para llegar hasta el altar de la plaza de San Francisco, que estrena dorsel ideado por el prioste de la corporación, Sebastián Cerrillo Ariza, y confeccionado por Rafael Carretero y Santiago Ortiz. A las 23.30 horas, terminaba este recorrido. Esta tarde, a las 20 horas, iniciará su regreso a San Julián pasando bajo la portada que reproduce la puerta de su parroquia.

PREMIOS

Pasadas las 22.30 horas, el jurado de este año hizo público su fallo. Los altares montados por la hermandad de la Sed, en la esquina de Placentines con Argote de Molina, dedicado a San Juan de Dios, y el de la Divina Pastora y Santa Marina, que reproduce, con numerosas figuras secundarias, la Apoteosis de la Eucaristía, en la sede central de Cajasol, en la plaza de San Francisco, se hicieron con el primer y segundo premio respectivamente en su categoría.

El balcón de Casa Rodríguez, en la calle Francos, un año más, ganaba el primer premio. El segundo en esta sección era para Galerías Madrid. Y en la modalidad de escaparates, el jurado se decantó por el de la hermandad de la Salud de San Isidoro, protagonizado por su precioso Simpecado, en la calle Francos, 21. Y el de Obando Costura, como segundo premio, en la calle Placentines, 1.

Pero el que más llamó la atención a niños y mayores fue el de Velasco, también en la calle Francos, que en miniatura reproduce todos los pasos de la procesión, excepto el de Santa Ángela, el último que se sumó al cortejo, pero, en cambio, incluye el del Señor de la Cena, a quien el Arzobispado espera hoy a las 8 horas para presidir su altar en la calle Placentines. El paso saldrá de Los Terceros a las 6 horas. En cuanto termine la procesión del Corpus, tomará el camino de regreso para llegar a su templo sobre las 15 horas, acompañado por la banda de las Cigarreras.

El Corpus saldrá por la puerta de San Miguel a las 8.30 h. A las 12 comenzará a entrar.

  • 1