Local

Tartessos revive en el sigo XXI

Con motivo del 50 aniversario del descubrimiento del Tesoro del Carambolo, el Ayuntamiento de Camas ha logrado la autorización de Sevilla para reproducir el collar, y, como no podía ser de otra forma, el trabajo lo ha encargado al taller de Marmolejo, auténticos especialistas en la reproducción de piezas arqueológicas. Foto: Antonio Acedo.

el 15 sep 2009 / 07:16 h.

TAGS:

Con motivo del 50 aniversario del descubrimiento del Tesoro del Carambolo, el Ayuntamiento de Camas ha logrado la autorización de Sevilla para reproducir el collar y el trabajo lo ha encargado al taller de Marmolejo, auténticos especialistas en la reproducción de piezas arqueológicas.

Hablar de Marmolejo es hablar de orfebrería, tanto religiosa como civil de primer orden. Pese a que son numerosísimas las obras realizadas para las hermandades de Sevilla y su provincia, es la reproducción de piezas arqueológicas en lo que se ha especializado el taller desde que Fernando Marmolejo reprodujera íntegramente el Tesoro del Carambolo para exponerlo en el Museo Arqueológico de Sevilla. Hoy son dos de sus hijos -Alejandro y Juan José- los que continúan con este bello oficio milenario, acompañados en el taller de plaza de Molviedro por Pedro, Fran y Dani.

Después del encargo del Ayuntamiento de Camas están realizando una reproducción del collar del Tesoro del Carambolo. "Siguiendo el modelo realizado por mi padre", afirma Alejandro, y del que conservan una copia en el taller.

Cada uno de los sellos del collar se tallan en plata -pueden ser de cobre- y posteriormente reciben un baño de oro "lo más parecido posible al original". "Somos el único taller de España que hace reproducciones de tesoros y siempre se hacen a partir de un dibujo y de fotografías, nunca se sacan moldes del original por el riesgo que se corre", señala.

Coronas . Tan destacada como su labor de reproducción de piezas arqueológicas son sus trabajos para las hermandades. La última gran obra que salió del taller es la corona de la Virgen del Rosario de Santiponce, que fue coronada canónicamente el pasado 8 de junio. Y es que la vinculación de la familia Marmolejo con el municipio viene de lejos.

"Le gustaba a mi padre tanto la arqueología que se compró un terreno en Santiponce para estar cerca de Itálica, y en el mismo pueblo seguimos viviendo la mayoría de la familia", recuerda. Es más, el museo del pueblo lleva el nombre de Fernando Marmolejo.

También salieron de su taller las coronas de la Virgen del Consolación y del Niño, de Utrera, y la de la Virgen del Águila, de Alcalá de Guadaíra, entre otras. Son también de este taller el simpecado de Benacazón y las carretas de Coria del Río y Espartinas. "Y somos de los pocos que nos dedicamos bastante a la orfebrería civil", apunta Alejandro. Entre sus trabajos en este campo destacan la medalla de la Ciudad de Sevilla y la de Bellas Artes que cada año entrega el Rey en Madrid.

  • 1