Local

Tauromaquia e ilustración

Los premios de la Real Maestranza, buscando resaltar los valores de la gente de oro y la de plata en el mundo del toro al mismo tiempo que los académicos para aquellos que han cogido el toro de sus carreras por los cuernos...

el 14 sep 2009 / 23:45 h.

Los premios de la Real Maestranza, buscando resaltar los valores de la gente de oro y la de plata en el mundo del toro al mismo tiempo que los académicos para aquellos que han cogido el toro de sus carreras por los cuernos, son seguramente la manifestación más ilustrada de esta ciudad, una especie de reencarnación anual del Conde del Águila, ganadero y documentalista al mismo tiempo, o de Fernando Villalón que, aunque no fuera maestrante, podía hacer tratos de caballos en francés. Esa línea neoclásica -y que perdone alguien si se siente ofendido- es la que distinguió siempre al mundo taurino sevillano del de otros lugares y la que imitaron, con buen criterio, algunas ciudades francesas.do.

Nada pues del facilón "pan y circo": cuando escritores del siglo XVIII comparaban las plazas de toros con el circo romano no estaban acudiendo al cliché, eso vino después. A lo largo del setecientos hubo que inventar una nueva especie de animales, configurar unas reglas precisas para medir la capacidad y la estética de los matadores, diseñar el modelo de plaza... y ver cómo se lograba que el gobierno diera permiso para celebrar corridas. Abrirse un hueco en aquel mundo fue posible por el dominio de otro arte, el de la comunicación, que ahora se consagra en la cátedra recién instaurada. Una cátedra que -hay que decirlo- ya existía "in pectore" en la Fundación de Estudios Taurinos. ulera!

Antonio Zoido es escritor e historiador

  • 1