miércoles, 24 abril 2019
12:01
, última actualización
Deportes

Te vuelvo a querer, Glasgow

El Sevilla regresa a la ciudad escocesa, donde ganó su segunda Copa de la UEFA, para enfrentarse al Rangers e intentar encarrilar su pase a octavos de la Liga de Campeones

el 28 sep 2009 / 21:57 h.

Kanouté y Jiménez, en rueda de prensa en Glasgow.- Álvaro Ramírez.

Dos años, cuatro meses y 12 días después el Sevilla vuelve a pisar la ciudad de Glasgow, aquella en la que se coronó bicampeón de la UEFA y de la que tan buen recuerdo guardan los sevillistas. Ahora la cita es diferente, pero también de enjundia. Los andaluces llegan a un campo de tradición luciendo galones de favoritos.


El lema de aquella final del 16 de mayo de 2007 fue ése, Te quiero Glasgow. Y tanto que la quiso el Sevilla, que levantó su segunda Copa de la UEFA en la ciudad escocesa. Un tiempo después regresa el equipo a la ciudad británica con otra cita de relumbrón, la Liga de Campeones. Ahora el rival es uno de los locales, los protestantes del Rangers, que con un equipo fuerte en lo colectivo quieren hacer frente a un todopoderoso Sevilla que a cada partido que juega, y gana, mete miedo, desprende respeto y aumenta su propia confianza.


Sí que han cambiado cosas desde aquel 16 de mayo. Es Manolo Jiménez el entrenador y no Juande Ramos, los Poulsen, Maresca, Martí o Daniel Alves ya se marcharon, pero ha vuelto a aparecer un equipo poderoso, que precisamente ha comenzado como el que levantó la Copa de la UEFA ante el Espanyol. Los Negredo, Squillaci, Zokora y compañía han ocupado el sitio de aquellos con acierto para dar un aire de solidez y eficacia al conjunto nervionense.

Y por eso mismo, y porque continúan en la plantilla los Adriano, Kanouté (ambos marcaron en aquella final), Luis Fabiano, Palop o Escudé, el Sevilla vuelve a acudir a Glasgow como favorito, vuelve a acudir a la ciudad del norte de Gran Bretaña a sellar otra historia de amor que acabe en idilio y catapulte a los de Jiménez a una clasificación para octavos de final de final más que previsible.un histórico.

El Glasgow Rangers se proclamó campeón de la Premier League escocesa la pasada temproada. En la Liga regular acabó segundo, a un punto del Celtic, pero en el play off por el título acabó primero y se llevó el título y la clasificación directa para la Liga de Campeones. Aunque su historia está plagada de brillo, de hecho en la presente edición alcanzará los 150 encuentros en la máxima competición continental, su presente europeo es algo más gris.

Nunca ha podido superar la ronda de los octavos de final, que alcanzó por cierto en la edición 2005/06, hasta que fue eliminado por el Villarreal. Su único título continental lo alzó en 1972, la Recopa de Europa.En estos momentos se muestra más como un equipo robusto y bien engrasado que como un conjunto de individualidades.

Su técnico, Walter Smith, que cumple su segunda etapa en el banquillo del equipo protestante (la primera fue de 1991 a 1998), ha sabido conjuntar a sus hombres y hacer un buen bloque. Sus principales exponentes quizás sean el argelino Bougherra y los delanteros Boyd y el veterano internacional escocés Kenny Miller.

En cualquier caso, el principal adversario del Sevilla esta noche puede que sea el mismo Ibrox Park, centenario estadio. Los escoceses aprietan de lo lindo en su mítico recinto, claro que el Sevilla ya está más que preparado para soportar la presión.Manolo Jiménez continuará con sus hasta ahora inmejorables rotaciones.

En ataque probablemente actúen Luis Fabiano y Kanouté, mientras que en la banda izquierda, por la ausencia de Perotti, lesionado, podría entrar Adriano o continuar Capel. Con ellos, con Konko, Escudé, Zokora y puede que Romaric, el Sevilla quiere volver a asaltar Glasgow, quiere volver a enamorar en la ciudad que tanto quiere.

  • 1