Local

Teatre Lliure nos ofrece 'La gata sobre tejado de zinc caliente' en el Central

el 31 mar 2011 / 15:20 h.

TAGS:

Carlos Goñi, líder del grupo Revólver, junto a sus músicos en una de sus frecuentes escapadas a Marrakech, donde nunca olvida llevarse su guitarra.

-->-->-->-->


  • Actividad: Teatro
  • Fecha/Horario: 1 y 2 de abril / 21 h.
  • Precio: 15€
  • Lugar: Teatro Central. José de Gálvez s/n. Isla de la Cartuja.
  • Teléfono: 955 037 200
  • Venta de entradas: En taquilla del teatro 1 hora antes del espectáculo. Venta telefónica: 902 360 295 / 952 076 262.
  • Internet: www.generaltickets.com

El Central abre este fin de semana a lo grande con 'La gata sobre tejado de zinc caliente', uno de los mejores textos del dramaturgo norteamericano Tennessee Williams (hay que recordar que esta obra consiguió el premio Pulitzer en su modalidad teatral) que cuenta con la adaptación libre de otro peso pesado de los escenarios: Álex Rigola.

La obra
Esta obra magna sobre gatitas en apariencia frágiles capaces de asestar precisos arañazos y de hombres fuertes que se derrumban se pondrá en escena los días 1 y 2 de abril en el Teatro Central.

El director del prestigioso Teatre Lliure (se despide del cargo tras este montaje) ha manejado con maestría uno de los libretos más profundos de Williams, una trama que más allá de bucear en las interioridades de cada uno de los personajes, intenta esclarecer que se mueve dentro de cada uno cuando interacciona con los demás en momentos delicados.

Rigola recoge la potencia del texto y lo encauza con "elegancia", apoyado siempre en el trabajo enorme de un quipo de actores que han sabido enfrentarse con solvencia a las exigencias de uno de los autores míticos de la escena internacional.

Chantal Aimée, magistral en el papel de Maggie, Muntsa Alcañiz (madre), Andreu Benito (padre), Joan Carreras (Brick), Ester Cort (Mae), Santi Ricart (Gooper) y el pianista Raffel Plana, que interpreta en directo la cuidada banda sonora de la función, son los encargados de transportarnos a esa casa familiar donde un matrimonio en crisis (formado por Brick y Maggie) intenta resolver sus problemas en medio de una tormenta familiar en la que el clan se enfrenta a la enfermedad terminal de un padre despótico "responsable del enorme grado de incomunicación y resentimiento que reina en la casa".

La ilusión, que nos traslada a una casa bien con habitantes muy mal avenidos, se completa con la escenografía Max Glaenzel y el vestuario diseñado por el tándem integrado por Berta Riera y Georgina Viñolo.

Se trata de un "fresco sobre las relaciones humanas, la mentira, la desintegración de la pareja y el desmembramiento de una familia. Un retrato de los problemas que tenemos para afrontar y decir la verdad con las personas que tenemos más cerca. Porqué es tan duro hablar, pregunta Tennessee Williams en boca de uno de los personajes. Se trata de un espectáculo de agotamiento psíquico y emocional para los actores. Muy lejos nos queda la película de Richard Brooks y muy cerca el mundo de Williams", comenta Rigola.

  • 1