jueves, 25 abril 2019
23:17
, última actualización
Local

Tecade solicita al Puerto prolongar su actividad en el antiguo astillero

La compañía de Los Molares pide la concesión de 10.000 metros cuadrados que ya utiliza. Es una zona distinta a la que se disputan Sevilla Shipyard y Astillero del Guadalquivir

el 17 jun 2013 / 20:27 h.

TAGS:

En la imagen, tanques de flotación de la plataforma petrolífera Eldfisk. En la imagen, tanques de flotación de la plataforma petrolífera Eldfisk. La empresa sevillana Tecade, con sede en el municipio de Los Molares y especializada en la fabricación de grandes estructuras de puentes metálicos y offshore, ha solicitado a la Autoridad Portuaria una concesión administrativa para prolongar su estancia en terrenos del Puerto, en los que ya lleva trabajando desde mediados del año pasado, según precisaron ayer fuentes de la firma. Se trata de un espacio de unos 10.000 metros cuadrados en la zona central de la grada 3 de los antiguos Astilleros de Sevilla, una zona completamente diferente a la que ha despertado el interés de la empresa familiar Sevilla Shipyard, constituida por el empresario naval Luis Ramón de Celis, para ocupar parte de las instalaciones con un negocio de reparación de barcos, y que motivó la presentación de una segunda oferta por explotar esos terrenos, presentada por otra empresa andaluza bajo la denominación Astillero del Guadalquivir. Al margen de esa liza, la intención de Tecade es asegurarse la actividad a medio y largo plazo en un espacio que ya ocupa y en el que necesita realizar inversiones, de en torno a cinco millones de euros, para seguir abriendo mercados y diversificando su actividad, explicaron desde la empresa. Aunque aún no se ha producido un pronunciamiento oficial del Puerto, la disposición es favorable y todo apunta a que la concesión será autorizada sin mayor problema, a falta de concretar los plazos de la misma –aunque se baraja “un mínimo de 15 o 20 años”– y el canon a pagar. Antonio Camino, director comercial de Tecade, no cree que exista ahora un auge por los terrenos industriales que albergaban los astilleros. “Es un interés que siempre ha existido, lo que ocurre es que antes se hacían barcos y la situación de la empresa –que fue liquidada tras entrar en concurso de acreedores– impedía concretarlo”. Es, pues, ahora, una vez superadas las dificultades y trabas, cuando se están materializando las ofertas, considera. Y lanza un mensaje de calma: “Hay espacio para albergar a unas diez o doce empresas diferentes”. Al margen de ello, esta empresa familiar sevillana, que suma un cuarto de siglo de vida, pretende dedicar esta zona del Puerto a la fabricación de grandes componentes metálicos como tanques de flotación para una plataforma petrolífera en el Mar del Norte. La empresa cerró 2012 con un volumen de facturación de 17 millones de euros, un 57% más que el año anterior, si bien Camino no destacó ningún contrato o hito especial. “La inversión en las nuevas instalaciones de Los Molares que estrenamos en 2009 empieza a dar sus frutos, el segundo puente de Cádiz también nos ha ayudado a mantenernos, así como el mercado offshore”. Junto a ello, explica, el buen comportamiento y la apertura a nuevos mercados como el Norte de Europa y Suramérica, esfuerzo baldío sin el apoyo de las administraciones y la normalización del grifo del crédito, zanja.

  • 1