Local

Teme que su hijo esquizofrénico la mate si sale de la cárcel en junio

Ana María está desesperada y muy asustada. Su hijo, "esquizofrénico y muy agresivo", saldrá de prisión dentro de dos meses: "Entonces, vendrá a matarnos, a mi marido y a mí", asegura.

el 15 sep 2009 / 03:19 h.

TAGS:

Ana María está desesperada y muy asustada. Su hijo, "esquizofrénico y muy agresivo", saldrá de prisión dentro de dos meses: "Entonces, vendrá a matarnos, a mi marido y a mí", asegura. Ya lo ha intentado al menos en otras tres ocasiones y por eso pide a las administraciones "que lo ingresen en un centro especializado".

Ana María teme que, si no es así, se pueda repetir el suceso de Santomera (Murcia) del pasado lunes, cuando una mujer de 57 años fue degollada por su propio hijo que padece la misma enfermedad mental. Miguel, de 36 años, cumple condena en la cárcel granadina de Albolote. Fue condenado a seis meses de prisión y a pagar una multa de 1.800 euros por amenazar con un cuchillo a una camarera. Está previsto que el próximo mes de junio salga en libertad.

A partir de esa fecha tendrá que cumplir una nueva sentencia, esta vez por agredir a un hombre en la calle al que le produjo "daños cerebrales". Por ello tendrá que estar tres años en tratamiento ambulatorio, es decir, tendrá que acudir diariamente a un centro de salud mental, pero volverá a su domicilio.

Sus padres, de 62 y 75 años de edad vecinos de Málaga capital, temen que cuando abandone la penitenciaria vuelva a matarlos. "Si me ve, se tira para mí y me mata, porque él no ha logrado todavía lo que quiere", aseguró Ana María. Ante esta situación la pareja ha abandonado su vivienda habitual y se han mudado a otro barrio, "pero no es suficiente". Ellos piden "que sea ingresado, porque como esté en la calle va a ocurrir una desgracia y de las grandes".

Con la foto de su hijo en la mano, el más pequeño de tres hermanos, la mujer explicó que su esquizofrenia se ve agravada porque "no acepta que está enfermo, consume drogas, bebe y roba, lo mismo rompe un escaparate que la ventana de un coche".

Además la mujer afirmó que "es muy agresivo, va por la calle y como le dé, le pega a alguien un porrazo que le deja tirado en el suelo, y le da igual, no mira ni para atrás. El problema es que no tiene conciencia de lo que hace".

Más de 60 denuncias por agresión. La preocupación de sus padres no es sólo que les agreda a ellos, también temen por los demás porque es "una alarma social, lo mismo le pega un cabezazo a alguien, que le mete fuego a un contenedor o a lo que pille", comentó la madre. No obstante, Miguel, que tiene una estatura de un metro 90 centímetros y es "muy corpulento", tiene más de 60 denuncias por insultar y pegar a familiares y vecinos.

Sus padres han hecho un llamamiento social para pedir ayuda "como último recurso", porque hasta ahora no han atendido a sus peticiones a pesar de que indicaron que han recurrido a la Consejería de Sanidad, a la de Igualdad y Bienestar Social, a la justicia, al Consejo de Ministros, al Defensor del Pueblo e incluso a la Casa Real.

"Cuando salga de la cárcel, no va a tener sitio donde vivir, en mi casa es imposible, y va a estar en la calle. Yo se lo he hecho saber al juez, pero no me hacen caso", apuntó Ana María, que añadió que "él no va a cumplir el tratamiento ambulatorio, no va a ir al médico".

Cuando sus padres hablan, con amargura, de este caso, recuerdan el suceso de la localidad murciana de Santomera de esta misma semana. Teresa Macanás, una estanquera de 57 años, fue decapitada la noche del pasado lunes por su hijo de 35 años. La mujer había denunciado numerosas agresiones anteriores en un programa de Televisión Española.

  • 1