Local

"Tenemos en España una sanidad pública y privada excelentes, y que duren"

A la directora territorial del Grupo Quirón en Andalucía no le duelen prendas en alabar el sistema sanitario público, del que formó parte como gerente del Macarena.

el 01 dic 2012 / 20:39 h.

TAGS:

Pilar Serrano apuesta porque los pacientes cuenten con una información rigurosa, exacta y transparente.

Médico de profesión, Pilar Serrano conoce bien las dos caras de la sanidad española. Fue gerente del hospital público Virgen Macarena, donde dio los primeros pasos para la renovación de un centro venido a menos, y desde hace tres años está al frente del hospital Sagrado Corazón y del Grupo Quirón en Andalucía. De ambos sectores tiene la mejor de las consideraciones.

-¿Qué peso tiene el Grupo Quirón en Andalucía?
-Muy importante. En Málaga contamos con tres hospitales, y en Sevilla tenemos el hospital Sagrado Corazón, el centro Ave María, de los pocos en España especializado en cirugía mayor ambulatoria, y cuatro centros en el Aljarafe. Hemos creado una estructura asistencial importantísima.

-¿Qué repercusión ha tenido para el grupo la conjunción de la crisis y los recortes en la sanidad pública?
-La situación es compleja para todos. A nosotros nos ha afectado la subida del IVA, por ejemplo, pero, bueno, intentamos reinventarnos y hacerlo lo mejor posible. Hay que luchar mucho.

-¿Hay ahora menos pacientes en sus consultas?
-Hasta el momento, no. Cada día pasan por nuestras consultas 800 personas. Si tenemos en cuenta todos nuestros servicios, la cifra alcanza el millar.

-¿Cuáles son las fórmulas o los caminos que han escogido para reinventarse?
-Hemos apostado por las infraestructuras, por nuevos edificios en los que podamos hacer un abordaje multidisciplinar de los casos. Esta filosofía la tenemos muy impregnada. Buscamos mejorar las tecnologías para diagnóstico, apostando por las más punteras que haya en el mercado. Esto es sustancial para lograr un diagnóstico y una terapia lo más certeras posibles. Otro de los caminos que estamos explorando son los estudios demográficos con el fin de conocer las necesidades de los potenciales pacientes. Y todo esto es posible gracias a que tenemos una estructura flexible. No sería posible de otra manera.

-Usted fue gerente del hospital público Virgen Macarena y, desde hace tres años, está en Sagrado Corazón y Grupo Quirón. ¿La sanidad privada es elitista?
-Mi experiencia ha sido fantástica en los dos sitios. La sanidad privada no es un servicio elitista. Atendemos a todo tipo de pacientes que dispongan de una póliza de seguro y a los funcionarios de Muface.

-¿Cómo desmontaría esa imagen que se tiene?
-No consiste en replicar ni desmontar nada. En España, tenemos una sanidad pública y privada excelentes. Las dos han evolucionado muy bien gracias a que han contado con grandes profesionales y tecnologías con las que demuestran cada día lo que valen. El Grupo Quirón es el más importante de España por volumen, al contar con 20 hospitales y 45 centros. La visión que se tenía hace años de la sanidad privada ha cambiado. Ahora somos pioneros en el uso de una tecnología puntera. En ello nos va nuestra supervivencia.

-¿La sanidad pública está tocada de muerte con la política de recortes impuesta?
-La sanidad pública de España es muy sólida, está reconocida internacionalmente. Y que dure. Es un logro magnífico del que no todo el mundo puede presumir.

-¿La información que se le facilita al paciente sigue siendo una de las asignaturas pendientes de la sanidad tanto pública como privada?
-Es siempre un reto porque los profesionales sanitarios [Pilar Serrano es médico] hablamos nuestro propio lenguaje. El usuario pide cada vez más información, alternativas, tratamientos... Antes, el médico decía y el paciente opinaba poco. Ahora, el paciente no tiene una actitud pasiva. Requiere datos rigurosos, exactos y transparentes.

-¿La Wikipedia ha hecho mucho daño a la labor de los médicos?
-Esas herramientas están ahí y lo que tenemos es que ser capaces de dar la mejor información disponible a los pacientes, que, insisto, no son los de hace 15 años. Están más al día gracias a internet, a las redes sociales... Es algo que hacemos todos con todo. El saber no hace daño, más bien al contrario.

-¿En la sanidad privada se vive con tanta preocupación como en la pública el tema de las agresiones a facultativos?
-Claro que preocupa, es muy duro. Existen casos puntuales, situaciones complicadas, pero no he detectado esto como un problema grave.

-¿Cuántas reclamaciones o quejas terminan en los juzgados? ¿Hay mucha conflictividad en este sentido?
-Hay reclamaciones por el trato recibido, por los horarios, por la información que se les ha dado... Como es lógico hay pacientes insatisfechos que están en su derecho a reclamar donde crean conveniente. No sé si hay más que en la pública, pero mi percepción es que no llegan muchas a juicio.

-¿Cuál diría que es el principal atractivo que ofrecen las clínicas, centros y hospitales del Grupo Quirón en relación a los servicios públicos?
-El primer gancho es que somos una empresa que apuesta por la calidad científica y tecnológica. En segundo lugar, y no menos importante, es que ofrecemos a los pacientes y a los profesionales con los que trabajamos una relación de confianza y solidez. Ambos son lo más importante para nosotros.

  • 1