Deportes

'Tenemos que escapar del descenso, no podemos dejar al Caja en la LEB'

El base de Illinois es sin duda el alma del Cajasol y el hombre predestinado a asegurar su permanencia entre los mejores. Porque a sus 38 años aún es capaz de dar lecciones magistrales. (Foto: Juanma Rodríguez)

el 15 sep 2009 / 03:25 h.

No suele salir en el cinco titular, pero el base de Illinois es sin duda el alma del Cajasol y el hombre predestinado a asegurar su permanencia entre los mejores. Porque a sus 38 años aún es capaz de dar lecciones magistrales.

-A cuatro jornadas del final de la liga, ¿cómo ve el panorama? ¿Hay nervios en el plantel?

-Por supuesto. Tenemos que escapar del descenso como sea y para ello todos sabemos que hay que luchar y pensar sólo partido a partido. Ahora toca Granada y seguro que ellos vendrán con ganas tras cuatro derrotas consecutivas.

-El derbi andaluz se presenta como una auténtica final por eludir el descenso. Quien gane estará salvado, pero el que pierda...

-Es una situación complicada, pero lo importante es no mirar otros resultados y pensar en nosotros. Ante Granada somos conscientes de que tenemos que jugar al límite los cuarenta minutos.

-El rival viene inmerso en una racha de resultados nefasta y con bajas. Será fundamental empezar fuerte y abrir brecha para que cunda el desánimo en los jugadores del Granada...

-Siempre es importante salir a la cancha a tope los primeros cinco minutos de cada periodo. Esta temporada ha habido varios partidos que hemos salido muy fríos en el tercer cuarto y nos han hecho parciales de 0-10 que nos han hecho daño. No podemos relajarnos así.

-¿Qué le preocupa más del equipo de Sergio Valdeolmillos?

-Es un equipo sin grandes nombres pero con un bloque muy competitivo y con hombres con facilidad para penetrar y crear problemas a la defensa, caso del base Gianella o Udrih. Ello nos obligará a defender uno contra uno los cuarenta minutos.

-En todo caso, siempre es un alivio que Estudiantes esté a dos victorias y parece complicado que lo gane todo. ¿Les tranquiliza esa desventaja de los madrileños?

-No, porque yo no tengo el control sobre lo que puedan hacer. Siempre pienso en mi equipo, el Cajasol, y en dar lo máximo.

-Un tropiezo el domingo puede comprometer la permanencia en la ACB, sobre todo sabiendo que luego quedan TAU, Unicaja y Real Madrid.

-Tenemos un calendario muy fuerte, pero no hay ningún partido fácil y ahora todos los equipos están apretando por llegar a su objetivo. El nuestro es ganar todo lo que podamos para quedarnos en la ACB.

-Repasando sus estadísticas en esta etapa con el Caja destaca su acierto en tiros de tres, con casi un 46% de efectividad, diez puntos por encima de su media...

-Cuando estuve meses atrás en EEUU de descanso activo, estuve probando cosas con mi tiro. No tengo 20 ni 25 años pero aún puedo mejorar. En mis primeras temporadas solía penetrar mucho en la pintura y pasar al compañero que estuviera listo para lanzar. Ahora es un arma que puedo usar.

-¿La presión por conquistar títulos es igual a la presión por no perder y evitar el descenso?

-No es lo mismo porque ahora estás peleando por tu propio orgullo pero también por el del club, que lleva veinte años en esta liga. No quieres dejarlo en la LEB.

-Ha habido encuentros (con Bilbao o el último en Murcia) que casi los ha ganado usted solo. ¿Se siente el salvador de este Cajasol?

-No creo que sea el salvador, sino un jugador con mucha experiencia en esta liga que puede ayudar en algunas facetas, como ser una extensión de Manel en la pista, para hablar con los jugadores y aportarles serenidad.

-Se ha comentado muchas veces que la plantilla está descompensada y que falta una referencia en el juego interior.

-Es normal que cada equipo quiera tener un Shaquille O'Neal dentro, pero eso es imposible porque no hay tantos jugadores así. Se ha fichado gente dentro de calidad y experiencia y hay que confiar mucho en ellos.

-A sus 38 años, se ha ganado a pulso la renovación. ¿Le gustaría seguir la próxima temporada en Sevilla, incluso si el equipo descendiera a la LEB?

-Yo siempre decido las cosas en verano, cuando llego a mi casa y desconecto unos días y lo hablo con la familia. Para mí ha sido una gran alegría llegar aquí otra vez y demostrar mi calidad. Mientras tenga un nivel aceptable, no creo que haya motivo para dejarlo.

  • 1