Local

"Tenemos que luchar, por eso nos vamos a tocar a los polígonos"

el 03 dic 2012 / 13:43 h.

TAGS:

El cantante Kiko Veneno, fotografiado ayer en Triana.

Kiko Veneno, recientemente galardonado con el Premio Nacional de Músicas Actuales 2012, presentó ayer el desembarco en Sevilla de Échate un cantecito, 20 años después, un tour que llegará el próximo jueves 20 de diciembre a la Sala Custom. El espectáculo, de una duración cercana a las cuatro horas, presentará una primera parte en la que se harán todas las canciones de este disco, y una segunda con repertorio de todas las épocas.

El cantante, que actúa por tercera vez este año en Sevilla tras su paso por los festivales Territorios y Nocturama, aseguró ayer que "no podía faltar en Sevilla esta cita de la gira del 20 aniversario" -que cerrará en Madrid-, porque "aquí fue donde se gestó todo ese trabajo". No obstante, reconoció con abierto tono crítico que el polígono -en referencia al Polígono Calonge donde está la Custom- no es el sitio que "más le gusta para la música", que "me gustaría tuviera otro status y que durante estos 30 años se hubieran hecho las cosas de otra manera en España para que en el centro hubiera otras cosas".

"Pero no ha podido ser así, y humildemente nos vamos a los polígonos, a los talleres", puesto que "tenemos que luchar en todas las circunstancias", porque el arte "se ha convertido en una lucha, pese a ser algo que debería ser pacífico y quisiéramos que no fuera así". "Si hay lucha para conseguir un puesto de trabajo, para conseguir comida, cómo vamos a pensar que para el arte no hay que luchar", afirmó, toda vez que aseguró que la mejor manera de hacer frente a esta situación es "con una actitud activa".

"Quedarse esperando en estos momentos es lo más inapropiado; hay poco trabajo, y el poco que hay, hay que salir a buscarlo, pelear, y hacer un esfuerzo extra". Además, Kiko Veneno vaticinó que este año 2013 "se avecina siniestro, con poca contratación y el mundo de los que trabajan en la música se va a ver disminuido". "Incluso para mí mismo es incierto", así que "habrá que aguantar el chaparrón, porque nos dicen que en el mejor de los casos van a ser un montón de años en esta precariedad", de modo que "estoy como todos, sobrecogido, y con mis compañeros y con conciudadanos que lo están pasando mal".

Ahondando en la misma idea, el músico agregó que, al menos, él "puede estar en la lucha", ya que "puedo entrar en la cancha de juego o acercarme a ella", pero "hay cantidad de gente que ni siquiera puede acercarse a las puertas donde entrenan los infantiles". Preguntado sobre qué queda de estos 20 años, Veneno respondió que "quedan canciones, un sitio para encontrarse con los amigos, bailar y disfrutar", lo que "pasa que también esto está siendo cada vez más difícil". Además, al respecto, el popular cantante añadió que "ahora todo es más difícil que hace 20 años", porque "si hiciéramos una comparación en cifras, creo que la actividad cultural en el sentido discográfico, puede ser hasta la décima parte de lo que se hacía en 1992". "Rosana vendió por aquel entonces un millón de discos, y fijaros ahora en el más vendedor en España", manifestó.

Sobre el reciente Premio Nacional, Veneno dijo sin dudarlo que "los 30.000 euros van a dignificar su cuenta corriente", recibirá pero no cree que signifique "ningún cambio sustancial de ninguna de las estructuras de la cultura en España". Además, afirma "que dignificar las cuentas corrientes de las personas es lo que tenía que hacer el Gobierno", y añade que aunque "se lo merece, no deja de ser un poco desagradable". Igualmente, y aunque reconoció que hay gente que "le está presionando para que no lo acepte" por haber sido concedido por un Gobierno del PP, Veneno asegura que "han premiado un estilo".


  • 1