Local

Tener niños sin miedo a la crisis

Umbrete lidera, por segundo año consecutivo, la natalidad en la provincia y es tercero en toda Andalucía

el 14 ene 2012 / 19:50 h.

TAGS:

Ana Trigo (segunda por la derecha) y su cuñada, Chari Gutiérrez (embarazada), con el resto de la familia en el Parque del Merendero en Umbrete.

Umbrete lidera la natalidad en la provincia y es el tercer municipio de Andalucía. Con 8.486 habitantes censados, este municipio del área metropolitana se ha convertido en una referencia en cuanto a nacimientos ya que, por segundo año consecutivo, está el primero en esta clasificación al alcanzar los 177 alumbramientos durante el año 2010, una cifra única respecto al resto de poblaciones de Sevilla, en los que la crisis ha ralentizado el número de partos en los últimos años.


Cuatro de cada cinco bebés nacidos en la provincia lo hacen en el área metropolitana de Sevilla. Umbrete forma parte de esta zona y, además, sobresale ya que la tasa de natalidad fue de 22,10 nacimientos por cada 1.000 habitantes en 2010, el doble que la media nacional, que se situó en 10,51 -la más baja desde 2003, según el Instituto Nacional de Estadística- y por encima incluso de la tasa mundial, situada en 19,51. Es más, es el tercer pueblo con la tasa de natalidad más alta de Andalucía, sólo por detrás de Los Marines (Huelva), con 25,35 y Nívar (Granada), con 24,10, aunque con la salvedad de que esos dos pueblos tienen menos de mil habitantes y Umbrete está por encima de los 8.000 vecinos.


Pese a la ralentización del índice de natalidad, Umbrete ha aumentado su tasa de natalidad en los últimos tiempos. Desde el Ayuntamiento constatan el dato y señalan el "atractivo que ofrece el pueblo para las parejas jóvenes" como el culpable de la situación. "Está muy cercano a Sevilla, tiene buenas comunicaciones y los servicios que se ofrecen son algunos de los aspectos que más valoran las familias que se han trasladado a vivir al municipio", explican estas fuentes municipales. Además, insisten en el aumento de la población en sólo seis años: "Muchas parejas jóvenes se han trasladado a vivir aquí por el abaratamiento de la vivienda y la cercanía a Sevilla. En un cuarto de hora estás en la capital y los alquileres y precios son más baratos que en otros municipios de los alrededores".


No sólo son parejas jóvenes de otros municipios o de Sevilla los que viven en Umbrete. El Ayuntamiento confirma que los umbreteños hacen "mucho" por seguir con su vida en el pueblo. Por ello, en los últimos ocho años se han entregado 278 viviendas de protección oficial. Antes de 2003 sólo se habían construido 36 VPO, pero desde hace unos años la tónica ha cambiado porque, justifican fuentes municipales, "esta política de apuesta por la vivienda protegida conlleva que las parejas jóvenes decidan asentarse en el municipio".


Ana Trigo y Chari Gutiérrez son dos umbreteñas que estudiaron fuera del pueblo pero volvieron para quedarse y formar una familia. La primera tiene 34 años y dos niños, uno de tres años y otro de casi 10 meses. Ella corrobora lo afirmado por el Ayuntamiento y añade la "gran mejora" de las zonas de juego de los niños como una ventaja más de formar una familia en Umbrete. "Hay muchos parques y todos muy acondicionados", recalca. El pueblo cuenta con 40 zonas verdes, de las cuales 36 se han construido en los últimos ocho años.


Ana confirma la tendencia del resto de sus amigas y familiares cercanos a vivir en Umbrete y, sobre todo, a tener una media de dos pequeños. "La verdad es que somos padres muy jóvenes pero es que la vida en el pueblo es muy fácil. Está cerca de Sevilla, la vida es más barata y hay muchos servicios para los niños", explica.


Su cuñada es Chari Gutiérrez y también tiene dos niños, una de seis años y uno de tres. Ahora espera el tercero y algunos amigos ya la han llamado "loca". "Es muy raro que la gente tenga más de dos niños pero es que vengo de familia numerosa y me encantan. Además, con mi trabajo -es profesora de Primaria en un colegio del pueblo- lo puedo llevar perfectamente con lo cual no me aporta nada negativo", explica.


Chari está casada con uno de los tres hermanos de Ana. Hasta lograr vivir en Umbrete después de estudiar la carrera, pasó algunas vicisitudes. "Me dieron la plaza provisional en un pueblo de Almería pero conseguí quedarme gracias a que me dieron una comisión de servicios. Tuve mucha suerte", reconoce. Ella tampoco se quiere ir del pueblo y señala la tranquilidad como la razón para que tantas parejas jóvenes hagan su vida en Umbrete. "Yo creo que la gente viene buscando la tranquilidad. En Sevilla te cuesta mucho un piso pequeño pero aquí puedes tener una casa con patio y varias habitaciones por un precio asequible", dice.


Eva Gaviño, educadora de la Escuela Infantil Araceli de Silva, también constata esta tendencia a tener niños en el pueblo. "La guardería lleva abierta cuatro años y siempre hemos cubierto el cupo de plazas. Tenemos 102 pequeños e incluso algunos años hemos tenido listas de espera. Muchos jóvenes viven en el pueblo y eso influye en el número de bebés", sostiene. En el pueblo hay abiertas dos guarderías más.


Si algo demuestra la importancia que los niños tienen en la rutina de Umbrete es que el pueblo ostenta el reconocimiento de Unicef como Ciudad Amiga de la Infancia desde 2006. El municipio fue el primero con menos de 10.000 habitantes en recibir este galardón en España. Por aquel entonces sólo lo tenían Granada y Barcelona. Con este reconocimiento, Umbrete está obligado a ofrecer un programa de infancia en el que los niños participen en la vida pública y social del municipio. Gracia Barrios trabaja en este plan, que actualmente comprende el periodo 2009-2013. "Todas las áreas del Ayuntamiento establecen un número de actividades que se deben realizar en ese plazo", detalla.Barrios matiza que el objetivo del plan está definido: "Conseguir y garantizar el desarrollo integral de los pequeños de Umbrete, coordinando e integrando las acciones entre las distintas delegaciones del Ayuntamiento". En cuanto a las actividades, destaca un Consejo de Infancia y Adolescencia que se reúne en pleno municipal dos veces al año.

  • 1