lunes, 17 diciembre 2018
05:27
, última actualización
Cultura

«Tengo claro que jamás dejaré de lado el cine independiente»

Reconocida en los Premios Asecan del cine andaluz, 2014 ha sido el año del despegue de Ingrid García-Jonsson, protagonista de la cinta ‘Hermosa juventud’, del cineasta Jaime Rosales. Un debut de auténtica altura.

el 28 dic 2014 / 16:00 h.

TAGS:

Ingrid García-Jonsson. / J. M. Paisano Ingrid García-Jonsson. / J. M. Paisano

«Ingrid García-Jonsson es la actriz con más talento que he dirigido en mi carrera». Lo afirmó el cineasta Jaime Rosales tras haberla dirigido en Hermosa juventud, estrenada este año, y que supuso su primer papel protagonista. Radicada en Madrid, la actriz, nacida en Suecia, vivió toda su infancia y adolescencia en Los Remedios. Y así, a caballo entre dos ciudades y con una doble nacionalidad que se hace palpable al verla y al hablar con ella, encara un 2015 florido en etiquetas: Actriz del momento, joven promesa del cine español... Ya suena como favorita para ganar el Goya a Mejor Actriz Revelación.

—¿Inquieta la responsabilidad de ser una ‘actriz revelación’? —Me siento muy orgullosa de todas las consideraciones que he merecido este año. Me han premiado en Lisboa, Marsella y Toulouse, y me han reconocido en los Premios Asecan, Forqué yFeroz. Pero no me siento una actriz revelación. Tampoco creo merecer ese título.

—¿Marcará sus próximos proyectos el haberse consagrado de la mano de un cineasta tan singular y al margen comoJaime Rosales? —No me condicionará lo que haga a partir de ahora, pero sí advierto cómo me han influido positivamente sus enseñanzas en mi trabajo del día a día. Sin embargo, mis próximas películas no tienen nada que ver con su tipo de cine. Por ejemplo, en 2015 estrenaré Sweet home, que es una película de terror estupenda para pasar un mal rato, muy comercial, en las antípodas de Rosales.

—Sin embargo siempre que se le pregunta por ello muestra una especial afinidad con el cine independiente. —Es que es de ese tipo del cine del que salimos casi todos los actores, y tengo claro que jamás lo dejaré de lado. Pero los proyectos los selecciono en base al interés que me suscitan los personajes que me ofrezcan. Me da igual que vayan a ver luego la película cinco personas o 5.000. Eso le debe preocupar al productor, no a mí. No es esa mi preocupación.

—Una búsqueda rápida con su nombre en Google sirve para descubrir que ha tenido que responder a muchas cuestiones frívolas. ¿En su belleza lleva esa condena? —Posiblemente. No lo sé. Yo respeto mucho el trabajo de los periodistas y cuando me plantean cuestiones superficiales siempre pienso que debe ser así porque, al otro lado, hay gente al que le interesan ciertas ligerezas.

—¿De verdad le condiciona tanto su altura como para que le den menos papeles? —Bueno, no soy tan alta. Quizás sí para la media española. Pero si me van a poner un novio en una película este deber muy alto. ¡Es un problema, claro!

—¿Trabaja ya todo lo que quisiera? —No.Hay muchísimos actores y no hay tantos papeles ni tanto cine. Sumemos a eso la cantidad de proyectos poco interesantes que se hacen. Me paso parte del año sin nada que hacer.

—¿Las series suponen un sueldo más fácil? —Si estás en una comoCuéntame o, en su tiempo,Arrayán, puedes asegurarte unos cuantos años de sueldo fijo. Pero lo normal es que una serie no te asegure más que tres o cuatro meses de ingresos. Pero poco más. Los contratos de los actores son muy cortos. Eso lo asumimos quienes decidimos involucrarnos en este mundo.

—Tiene el teatro muy aparcado. ¿No se ve en él? —Hace mucho que no me subo a un escenario y le he cogido un enorme respeto.Me encantaría volver en el futuro a él, pero no por ahora.

—¿Hay algún género que no contemple? —El porno no es que esté entre mis prioridades... Pero le pego a casi todo. Fíjese, en 2015, si todo va bien, voy a hacer una películas de superhéroes española con muy poco presupuesto. Pero no puedo contar nada más.

—La Banda del Sur, Los Morancos, la serie El rastro del crimen, fue doble de CameronDiaz en Noche y día. ¿Actriz de raza, se llama eso? —Pues... nunca tuve muy claro que quería ser. Pero me olí que el cine iba a gustarme. Aunque he tardado mucho en reconocerme a mí misma que esto era lo mío.

  • 1