Cultura

«Tengo el proyecto de grabar un disco clásico con Estrella Morente»

Entrevista con el pianista Javier Perianes, que acaba de lanzar al mercado una grabación de las 'Canciones sin palabras' de Mendelssohn y, en breve, tocará en Palestina.

el 20 oct 2014 / 16:30 h.

TAGS:

javier perianes Javier Perianes

Seguramente, el de Javier Perianes sea el nombre de nuestro artista clásico más universal. Pero más allá de categorías periodísticas, la suya es una trayectoria en la que cada nuevo paso se produce tras una profunda reflexión. Con una agenda de conciertos que habrá de llevarle en los próximos meses de Palestina a Taiwán y de Berlín a Málaga, el pianista ha encontrado hueco para el reposo que sugiere la ejecución y la audición del ciclo pianístico más íntimo y hermoso de Mendelssohn (Harmonia Mundi).

¿El carácter intimista y de salón de las Canciones sin palabras está más cerca de Schubert o del ciclo de Mompou, por referirme a dos grabaciones recientes suyas? Pues diría que está más cerca de las Piezas líricas de Grieg, que es la siguiente grabación que saldrá al mercado próximamente junto al famoso Concierto para piano en la menor. No veo un vínculo tan evidente ni en lenguaje ni en intenciones entre Mompou y Mendelssohn o entre Schubert, cuyas piezas «cortas» son en algunos casos casi movimientos de sonatas, y Mendelssohn. Es obvio que el tratamiento exquisito de la melodía puede llevar a vínculos incluso hasta con Chopin, pero creo sinceramente que en las Canciones sin palabras podemos encontrar un lenguaje bastante afirmado y propio.

¿Por qué es bastante inhabitual poder escuchar en concierto el ciclo de Mendelssohn que ahora graba? ¿Se ha plantado hacerlo próximamente más allá de interpretar selecciones del mismo? Encuentro mucho más interesante establecer vínculos entre obras del propio Mendelssohn y otros compositores (particularmente Beethoven, Bach o incluso Grieg como antes mencionaba) que no abordar un monográfico. Próximamente presentaremos en diferentes ciudades el proyecto Mendelssohn junto a obras de Beethoven. El Mendelssohn de las Variaciones serias junto a la Sonata op.26 (cuyo primer movimiento es también con variaciones) o en Mendelssohn más bachiano con el Beethoven más contrapuntístico (op. 110 y la famosa Fuga que corona la sonata).

¿Desde cuándo acariciaba la idea de grabar esta música? Desde muy joven ya he tocado obras de Mendelssohn y hace tres años que acordamos con Harmonia Mundi llevar adelante el proyecto en torno a las obras para piano más significativas de Mendelssohn. La complejidad de muchas de sus obras y la dificultad técnica y expresiva necesitaban de un tiempo de trabajo y maduración de las obras y las prisas y la improvisación son malas compañeras de viaje.

En las notas del disco, Luis Gago parece situar a Mendelssohn en algún punto intermedio entre Bach y Beethoven. ¿Cree que su cierta indefinición le ha hecho pasar algo más desapercibido históricamente, al margen de dos o tres obras archiconocidas? Posiblemente estar situado en ese punto intermedio, su labor a la hora de redescubrir a Bach y los compañeros de generación han podido eclipsar una figura interesantísima como la de Mendelssohn.

¿Cuál ha sido su posicionamiento estético a la hora de plasmar el ciclo? Intentar aproximarme a Mendelssohn desde diferentes prismas. Pensar en Beethoven y Bach se hace más que evidente en obras como las Variaciones serias o el Preludio y Fuga. Y desde luego el estilo virtuoso, de enorme agilidad mecánica y sonora que exige una partitura como el Rondó. A la hora de acercarme a las célebres Canciones sin palabras, creo que evitar el exceso de azúcar es importante y situarse en ese punto intermedio en el que tu propia impronta no empañe la verdadera esencia de la música que se traduce. Juzgar el éxito de la empresa le corresponde al oyente.

Tras Blasco de Nebra y Falla, próximamente regresará al estudio para grabar Turina y Granados. ¿Cómo será ese proyecto? Primero me espera la BBC Symphony Orchestra y su titular, Sakari Oramo, con el Concierto para piano de Grieg que acompañará a un ciclo de Piezas líricas del compositor noruego. El próximo mes de Febrero grabaremos junto al maravilloso Cuarteto Quiroga los infrecuentes y poco grabados Quintetos de Turina y Granados. Es un proyecto que nos ilusiona a todos de manera especial. Mi relación con el Cuarteto Quiroga viene de largo y esta grabación supone una especie de culminación de una complicidad musical y personal extraordinarias.

También va a tener un futuro encuentro con el flamenco de la mano de Estrella Morente. ¿Por qué tanto temor entre los artistas clásicos al término crossover, fusión..? Hay algún que otro proyecto que me puede vincular de alguna manera al flamenco pero no lo calificaría como crossover, en absoluto. No tengo ningún tipo de reparo en el término, pero el repertorio que está pensado para el proyecto junto a Estrella Morente es un repertorio escrito para piano y voz originalmente y que considero está en los parámetros del repertorio de un pianista clásico. No me siento cómodo pisando terrenos que no conozco y no será una excepción, se lo aseguro.

  • 1