Local

Teoría de la cancela

Hay quien piensa que la Semana Santa se dirige a través de unos círculos de poder. Estos círculos concéntricos empezarían con el cardenal, a éste seguiría el del poder civil con el alcalde a la cabeza...

el 15 sep 2009 / 01:10 h.

TAGS:

Hay quien piensa que la Semana Santa se dirige a través de unos círculos de poder. Estos círculos concéntricos empezarían con el cardenal, a éste seguiría el del poder civil con el alcalde a la cabeza, después estaría el Consejo de Hermandades y Cofradías, a continuación los hermanos mayores con sus juntas de gobierno y, por último, los cabildos generales de hermanos. Todo muy jerárquico; aunque, en realidad, todos jueguen a creerse el centro del sistema y tiendan a subvertirlo en ocasiones, poniendo sus credenciales sobre la mesa a poco que los provoquen.

Pero esta estructura, viva sin duda por las frecuentes tensiones que salen a la luz, no es más que el entramado organizativo. La energía vital de nuestras hermandades, y que hace que todo lo anterior sea necesario, parte de la fuerza devocional que se establece entre el creyente y la imagen. Esa fuerza es la que ha creado desde las propias hermandades como instituciones hasta los más exquisitos detalles de cada paso o de cada cortejo.

Y así, si se trata de saber de verdad quién manda aquí, yo aplico la teoría de la cancela. Me acerco al templo de cualquier hermandad y veo, en primer lugar, sus horarios. Observo, a cierta distancia, la capilla donde se encuentran sus Titulares y veo si la cancela está abierta o cerrada, además de la intensidad de la luz que se proyecta. Contemplo a los que se acercan, muchos o pocos, si rezan o sólo curiosean, si se arrodillan o sólo descansan del ajetreo turístico. Repito cuanto puedo esta operación y saco una ecografía bastante aproximada de su vida de hermandad. Sin preguntar por el número de hermanos ni los años de historia de la corporación, podría averiguarse su pujanza con escaso error. Hagan la prueba. Verán qué poco se equivocan.

  • 1