Cultura

Territorios resistió a la lluvia y llenó el Prado de música y ritmos solidarios

El cielo amenazaba agua pero la gente hacía caso omiso a las nubes y, desde las seis de la tarde, las puertas del parque del Prado de San Sebastián eran cruzadas por centenares de jóvenes dispuestos a recibir con los brazos abiertos la nueva edición de Territorios. (Foto: Raúl Diaz)

el 15 sep 2009 / 05:18 h.

El cielo amenazaba agua pero la gente hacía caso omiso a las nubes y, desde las seis de la tarde, las puertas del parque del Prado de San Sebastián eran cruzadas por centenares de jóvenes dispuestos a recibir con los brazos abiertos la nueva edición de Territorios.

Una vez dentro, la primera parada del público la determinaba una caseta en la que la concurrencia parecía alertar de que allí había algo gratis. El lote de camisetas de Territorios no parecía tener fin. Y a pocos minutos de que la música comenzara a sonar, todo el mundo tenía una encima. La cita, con dos escenarios y el lema de Territorios Solidarios englobando todos los grupos, comenzó con la banda Attourath. Ataviados con los típicos pañuelos palestinos -que también se vendían espontáneamente entre la parroquia-, los sones, raciales y acústicos del grupo, quedaban algo huérfanos de complicidad. Pocos músicos, voz quebrada, palmas y darbouka eran los únicos ingredientes con los que defendieron una propuesta más política -terminó con una arenga en pro del pueblo palestino- que puramente musical.

Menos mal que Yira, formación que se está abriendo camino en el panorama del tango electrónico, animó rápidamente la fiesta con su pop de acento argentino, con violines, teclados y, un acordeón, ese milagroso instrumento capaz de salvar cualquier música por endeble que ésta sea. Y no era el caso. Lástima que la lluvia les obligara a abandonar el escenario. Ni las invocaciones a detener el aguacero ni el afán por seguir tocando pudieron remediar que la gente se refugiara debajo de los árboles. Afortunadamente, en menos de una hora, la fiesta continuó con Los Rumbers, Harare y los sevillanos Pellizco.

  • 1