Local

Testigos vieron al menor apuñalar a la víctima de la calle Trópico

Todos coincidieron en señalar que el imputado propinó varias puñaladas a la víctima, F.J.M.A., y que tras cometer el crimen "salió corriendo" del lugar de los hechos.

el 23 sep 2012 / 11:08 h.

TAGS:

Hasta cinco testigos han coincidido en señalar que vieron cómo el menor imputado por el crimen de un joven el pasado agosto en la calle Trópico de la capital hispalense apuñalaba a la víctima en distintas partes del cuerpo, incluida el cuello, tras lo que el fallecido comenzó a echar sangre "como si fuera una fuente".

En este sentido, fuentes del caso han informado a Europa Press de que los cinco testigos que han declarado en la Fiscalía de Menores coincidieron en señalar que el menor imputado propinó varias puñaladas a la víctima, F.J.M.A., y que tras cometer el crimen "salió corriendo" del lugar de los hechos.

Uno de estos testigos declaró que, tras un incidente con la motocicleta del imputado, éste se dirigió hacia la víctima con una barra de hierro, por lo que el fallecido cogió un martillo y ambos comenzaron a agarrarse de los brazos hasta que el imputado sacó del pantalón un machete con el que agredió al joven en abdomen, brazo y cuello, tras lo que "comenzó a brotar sangre" y el menor salió corriendo.

Otro testigo afirmó que el fallecido "dio un pequeño golpe" con su vehículo a la moto del menor, por lo que éste le pidió el seguro y la víctima "se rió pensando que era una broma", tras lo que el imputado se marchó del lugar y volvió con una barra de hierro con la que golpeó los cristales del coche del joven, según las fuentes consultadas por Europa Press.

Asimismo, le dio un golpe con la barra al fallecido, que entonces cogió un "martillito" que tenía sobre el capó, ensarzándose ambos en una pelea durante la que el menor sacó un machete con el que golpeó al finado en el cuello, sin que pudiera defenderse ya que la acción "le pilló de sorpresa". A continuación, la víctima comenzó a sangrar y fue asistido por las personas presentes.

Un tercer testigo de los hechos, tras narrar el incidente con la motocicleta, señaló que ambos mantuvieron una disputa en el marco de la cual el menor cogió un machete que llevaba "oculto" entre sus ropas y se lo clavó en el abdomen, momento en el que "no estaban de frente, sino de lado".

Tras el impacto en el abdomen, y según la versión de este testigo, el imputado "subió su mano y la dirigió hacia el cuello y le impactó en esa zona", tras lo que el menor se marchó. Además, precisó que la víctima no pudo ver cómo el imputado sacaba el cuchillo, "dado que no le pudo dar tiempo".

Otro testigo, en su declaración en la Fiscalía de Menores, dijo que tras el suceso de la motocicleta, el menor golpeó el coche de la víctima con una barra de hierro "cuadrada y gruesa", lo que el fallecido le recriminó, por lo que el imputado le golpeó "una o dos veces" con la barra y, en un momento dado, sacó un cuchillo con el que le golpeó en el abdomen.

En ese momento, la víctima cogió un martillo y golpeó al menor, quien "comenzó a lanzar puñaladas" contra el abdomen del muerto y, posteriormente, contra el cuello, tras lo que se marchó del lugar, mientras que otro testigo aseguró que vio cómo el imputado le clavó el cuchillo en el cuello, del que "comenzó a salir sangre como si fuera una fuente".

Los hechos tuvieron en la mañana del pasado día 16 de agosto, cuando la Policía Nacional fue avisada de que se había cometido un presunto crimen en la calle Trópico, aunque cuando llegaron al lugar de los hechos el joven, de 22 años e identificado como F.J.M.A., ya se encontraba fallecido.

  • 1