Local

Testimonios que enseñan a vivir

En la escuela de pacientes no se aprueba ni se suspende. Hay una única asignatura con la que se aprende a vivir con una enfermedad crónica. Si se supera esta materia se ha logrado el objetivo de este proyecto que la Consejería de Salud está desarrollando en distintos municipios andaluces.

el 16 sep 2009 / 04:33 h.

TAGS:

En la escuela de pacientes no se aprueba ni se suspende. Hay una única asignatura con la que se aprende a vivir con una enfermedad crónica. Si se supera esta materia se ha logrado el objetivo de este proyecto que la Consejería de Salud está desarrollando en distintos municipios andaluces.

Lo innovador de estos talleres es que los profesores no son médicos ni profesionales de la salud, sino otros pacientes que han sido instruidos previamente. Ellos saben de primera mano los obstáculos a los que sus alumnos se tienen que enfrentar. "La información es muy creíble porque se la dice alguien que siente lo que él esta sintiendo. Se tranquiliza y se aportan mensajes positivos de que uno puede vivir bien, con buena calidad de vida, aunque tenga una enfermedad crónica", señaló María de los Ángeles Prieto, la coordinadora del proyecto.

El programa, cuya sede central se encuentra en la Escuela Andaluza de Salud Pública de Granada, arrancó en 2008 con un aula destinada a conocer mejor la fibromialgia, en la que se enseñan las medidas para paliar sus síntomas. A este curso se apuntó Dolores Burdeña, que desde entonces muestra a otras personas las fórmulas para enfrentarse a esta patología. "Les cuesta porque cambia de forma radical su forma de vivir pero ven que hay otros pacientes que han vuelto a hacer su vida normal con las limitaciones lógicas que conlleva la propia enfermedad", explicó.

Se dan consejos de todo tipo y con pleno conocimiento. Desde trucos para no olvidar la medicación hasta la dieta alimenticia a seguir o los ejercicios que son convenientes realizar. Pero, sobre todo, es un punto de encuentro para compartir experiencias entre pacientes, familiares, personas cuidadoras y profesionales. "Se dan cuenta de que no les está pasando solamente a ellos y se sienten identificados", añadió.

La buena acogida del proyecto ha permitido que esta experiencia se repita con otras enfermedades como son el cáncer de mama, el asma y la diabetes. Sobre esta última patología se abrirá mañana lunes un aula en Córdoba, en la que 30 personas que la padecen aprendieron los conocimientos para ser futuros formadores de la escuela de pacientes. Se han puesto en marcha también cursos de personas cuidadoras, que pueden transmitir sus habilidades a otras que se están iniciando en la misma labor, y después del verano se impartirán otros nuevos sobre el cáncer de colon y la insuficiencia cardiaca.

testimonio. El objetivo del proyecto es que cientos de andaluces estén preparados para dar a conocer cómo viven, cómo se sienten y, sobre todo, puedan transmitir qué le ha hecho mejorar pese a la complejidad de su enfermedad. Para facilitarles esta labor, los formadores cuentan con una serie de materiales como son una guía, un manual didáctico o presentaciones en powerpoint. El vídeo se ha convertido en uno de los recursos más eficaces porque se recoge testimonios de pacientes que narran en primera persona su historia. Se comparten experiencias, sentimientos e inquietudes en esta escuela de vida en la que la asignatura pendiente es siempre la esperanza.

  • 1