Cultura

'Tiana y el sapo': ... Y Disney volvió

EEUU, 2009. Dirección: John Musker & Ron Clemens. Argumento: Inspirada en el cuento de La princesa y la rana, la cinta sitúa la historia en Nueva Orleans, mezclando magia vodoo, jazz y romance. Película de animación. Guión: Ron Clemens, Greg Erb,   Rob Edwards, Don Hall, John Musker & Jason Oremland. Música: Randy Newman. Duración: 95 minutos. Apta. Calificación: ***

el 06 mar 2010 / 20:03 h.

El lustro largo que ha pasado desde la tremenda decepción que supuso para todos los fans del cine de animación el estreno de la infumable Zafarrancho en el rancho ha sido un periodo de tiempo convulso en cuanto a las películas de dibujitos.

La decisión de Disney de abandonar aquella técnica que desde 1938 le había llevado a lo más alto de la historia del séptimo arte era tan controvertida como, por otra parte, lógica; pero eso no quita para que muchos sintiéramos que una época dorada tocaba a su fin.

Y entonces llegó John Lassetter (el capitoste de la Pixar), se hizo con el control del estudio y obligó a los directivos a volver al cine en dos dimensiones.

Tiana el sapo es el primer filme resultado de dicha decisión, y podemos afirmar que Disney ha vuelto... aunque no con todo su esplendor. Las pegas (pocas, la verdad) van encaminadas a que tras estos seis años, recuperar los esquemas del tipo de cine que les hizo famosos es una apuesta tan arriesgada como poco lógica.

Todos tenemos en mente los éxitos de Pixar y cómo sus cintas han ido abundando cada vez más en trabajar los guiones y hacer las películas accesibles para los peques pero siempre teniendo en mente a los adultos.

Esa recuperación del espíritu clásico disneyano que hace Tiana y el sapo supone que vuelven las moralinas facilonas, los malos malísimos sin mucha enjundia en lo que a personalidad se refiere y las canciones por doquier. Pero, al tiempo, también que regresa su magia.

Así, encontramos a personajes con un carisma desbordante (lo del cocodrilo y la luciérnaga es antológico). Una historia que no decae y con un ritmo narrativo del que debieran aprender los Ice Age y Shrek. Pero, sobre todo, Tiana y el sapo es el reflejo de una animación asombrosa.

  • 1