Local

Tiempo libre sin barreras

El turismo todavía es algo más que un factor de riqueza y progreso: es una fuente de experiencias y una fórmula de evasión para las que la eliminación de barreras es algo más que un compromiso con la igualdad de derechos y oportunidades.

el 15 sep 2009 / 08:41 h.

TAGS:

El turismo todavía es algo más que un factor de riqueza y progreso: es una fuente de experiencias y una fórmula de evasión para las que la eliminación de barreras es algo más que un compromiso con la igualdad de derechos y oportunidades.

Según el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), un 10% de la población global de la Unión Europea posee algún tipo de discapacidad. En España, 2,5 de los 3,5 millones de personas con discapacidad cuentan con la suficiente autonomía y capacidad económica para viajar. La supresión de estas barreras que limitan la práctica del turismo a las personas con movilidad reducida o discapacitados sensoriales viene exigida no sólo por los principios de igualdad de derechos y la no discriminación, sino que representa también una medida eficaz para incorporar a más ciudadanos a las actividades relacionadas con la actividad turística, lo que contribuirá, además, al crecimiento de un sector económico fundamental en Andalucía.

Para superar estos obstáculos, administraciones europeas, nacionales y autonómicas, como la Junta de Andalucía, que subvenciona proyectos específicas a los municipios turísticos, velan por la igualdad real en el acceso a una forma de ocio que va más allá del mero entretenimiento.

En el segmento de sol y playa, el más demandado de Andalucía, la comunidad cumple: hay un total de 24 municipios costeros y 68 playas con algún tipo de adaptación para las personas con discapacidad física. Desde las más comunes, como plazas de aparcamiento con más anchura para permitir la transferencia del coche a la silla de ruedas o los vestuarios y duchas adaptadas, hasta otras medidas de accesibilidad más específicas, como la silla o las muletas anfibias que dan la oportunidad a las personas de movilidad reducida de bañarse en el mar. Otras playas también ofrecen personal de apoyo, guías sonoras para personas ciegas o lengua de signos -como en la playa del Castillo, en San Fernando (Cádiz)- y señalizaciones visuales para sordos.

La provincia que cuenta con más playas accesibles, según un estudio publicado por Discapnet, el portal de la discapacidad apoyado por la Fundación ONCE, el Fondo Europeo de Desarrollo Regional y el Fondo Social Europeo, es Málaga, con un total de 24 playas adaptadas. En segunda posición se encuentra Almería, con 20, seguida de Cádiz, con 16, y Granada y Huelva con cuatro playas cada una.

Pero a la hora de viajar, este segmento de la población también tiene en cuenta el grado de accesibilidad de otros servicios, como hoteles, comercios, restaurantes, bares... Por este motivo, desde entidades como Cocemfe (la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica) se organizan, a un módico precio, paquetes completos vacacionales para personas con este tipo de lesiones. Así, para los próximos meses en Andalucía, hay previstos varios viajes que aprovechan el alto grado de adecuación de sus zonas turísticas. Mojácar (Almería), Almuñecar (Granada), Torremolinos (Málaga), Islantilla (Huelva) o El Puerto de Santa María (Cádiz) son los destinos que Cocemfe ofrece en su programa de vacaciones, apoyado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y la Fundación ONCE. En la campaña de 2007, 129 discapacitados de Andalucía, Ceuta y Melilla, lo que representa un 11,43% del total, participaron en este plan.

Fuera de las localidades de playa, el turismo también puede vivirse sin barreras: monumentos que se adaptan para llegar a más visitantes. Este es el caso del Cerro del Judío, en Almería, el primer yacimiento arqueológico adaptado para ser visitado por discapacitados físicos y sensoriales o la guía Sevilla para todos editada por el Consorcio de Turismo de Sevilla, que recoge establecimientos (hoteles, restaurantes, cines y teatros), parques y jardines, itinerarios, aparcamientos y otro tipo de servicios (cruceros por el río, bus turístico, autobuses y eurotaxis) tanto accesibles como practicables, según los parámetros del Decreto de Accesibilidad de la Junta de Andalucía.

En avión. Volar cada vez ofrecerá menos impedimentos. Los aeropuertos europeos deberán ofrecer asistencia gratuita a las personas con movilidad reducida desde su entrada al recinto hasta que embarquen en el avión. Hoy mismo ha entrado en vigor todas las disposiciones del reglamento sobre los derechos de los ciudadanos con discapacidad en el transporte aéreo. Así, toda persona con dificultad para moverse tendrá derecho a que alguien de la compañía aérea o del servicio del aeropuerto la acompañe hasta el avión y que su silla de ruedas viaje a bordo sin gastos suplementarios, algo que ya hacen algunas compañías y aeropuertos pero que ahora se generaliza a toda la Unión Europea.

Este reglamento también obliga a crear organismos de control que verifiquen que la nueva normativa se aplica de manera adecuada en territorio comunitario. En España se puede solicitar este servicio a través del teléfono 902 404 704 o a través de la web www.aena.es con 48 horas de antelación a la salida del vuelo para poder asegurarse el servicio en el aeropuerto utilizado.

  • 1