Local

Tirón de orejas del arzobispo

Han tenido más repercusión en los medios de comunicación que en los hermanos mayores, a quienes ante todo iban dirigidas, las declaraciones del Arzobispo en su última charla en la Fundación Cruzcampo, el pasado día 8.

el 15 sep 2009 / 00:13 h.

TAGS:

Han tenido más repercusión en los medios de comunicación que en los hermanos mayores, a quienes ante todo iban dirigidas, las declaraciones del Arzobispo en su última charla en la Fundación Cruzcampo, el pasado día 8. Lógico, cuando allí se dieron cita sólo algunos, junto a los incondicionales de la oratoria del Cardenal y los asiduos a la Fundación, porque se les trata muy bien tras las conferencias.

Una de las indicaciones de fray Carlos era la tan repetida necesidad de la formación de los cofrades, no necesaria sino incluso, a mi entender, perentoria, por las continuas muestras de carencia de preparación para encauzar, correctamente, una hermandad. No se puede generalizar, hay cofrades capacitados para la debida gestión, pero obrando bien no son motivo de atención pública, salvo en contadas ocasiones. Siempre sobresale lo negativo, lo esperpéntico. Por ello habría que preguntarse qué fue de los cursillos de formación para miembros de junta que se dictaban en las Normas Diocesanas de diciembre de 1997. Nunca se pusieron en práctica; no ha existido interés.

Las palabras del Cardenal al decir que la cofradía tiene que vivir en hermandad, podrían ser tan obvias que ni siquiera habría de pronunciarlas, mas no eran vanas, pues siguen apareciendo casos de verdaderos conflictos internos, la autofagia, como los grupos sin escrúpulos morales. Hoy, que se nos exige testimonio de nuestras actitudes, llenas de contenido, no sólo de símbolos, hemos de mostrar a la sociedad lo bueno que realizan las hermandades, pero ante todo, la fuerza interna que tenemos los cristianos que compartimos devociones. La época de la ostentación hueca quedó atrás.

  • 1