miércoles, 20 marzo 2019
18:21
, última actualización
Local

‘Tirón de orejas’ del arzobispo a los sacerdotes

Recuerda en su primera pastoral que no pueden irse de bares los fines de semana.

el 25 dic 2009 / 19:30 h.

TAGS:

La puerta de entrada de la vivienda donde se ha hallado el cadáver de la mujer.
"Es un problema de casa y no sólo de fuera... muchos de los males de los que en tantas ocasiones nos lamentamos están en nosotros, los sacerdotes. Si fuéramos más santos, más celosos, más ejemplares y apostólicos, místicos y testigos al mismo tiempo, con una fuerte experiencia de Dios, florecería más la vida cristiana de nuestro pueblo".

Éstas son las palabras con las que el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, se ha dirigido al clero de Sevilla en la primera carta pastoral que ha escrito como responsable de la archidiócesis hispalense.

Con motivo de la celebración del Año Sacerdotal, el prelado comienza las 44 páginas de las que consta el documento compartiendo con los sacerdotes una convicción rotunda: "El problema principal, el problema de fondo, al que se enfrenta la Iglesia en España en estos momentos es la secularización interna".

El tirón de orejas de Asenjo a los sacerdotes va a más. El arzobispo llama a que el sacerdote "dé ejemplo" y les recuerda: "No todo lo que pueden hacer lícitamente nuestros hermanos seglares, lo podemos hacer los sacerdotes, de la misma forma que los jóvenes sacerdotes no pueden frecuentar, ni siquiera con una intención buena y apostólica, los lugares que ordinariamente, especialmente en los fines de semana, frecuenta la juventud", como las zonas de copas.

Asenjo lanza esta recomendación "no sólo por evitar el escándalo de los fieles, que en ocasiones lo manifiestan abiertamente, sino también porque los frutos apostólicos son escasos o nulos y el único fruto apreciable es la desvitalización de nuestra existencia sacerdotal", afirma.

Según el arzobispo, "el aburguesamiento espiritual y la tibieza es la situación espiritual más peligrosa que puede acechar a un cristiano, y mucho más a un sacerdote, porque el tibio no es consciente de su situación ni de los peligros que le amenazan".

Asenjo recuerda en su carta que la Delegación Diocesana del Clero ha preparado una serie de actos dirigidos específicamente a los presbíteros, diáconos y seminaristas para que les ayuden a vivir con intensidad el Año Sacerdotal que el papa Benedicto XVI ha convocado.

Asenjo hace especial hincapié en que no son "las tendencias culturales del momento las que deben marcarnos el paso fijando nuestra identidad y nuestro papel en la Iglesia y en la sociedad, pues lo harán siempre a la baja, laicizando o desnaturalizando la sacralidad de nuestro ministerio".

En este sentido, recuerda que Benedicto XVI pidió recientemente a los sacerdotes que procurasen estar "presentes en el mundo identificables y reconocibles tanto por el juicio de fe como por las virtudes personales, e incluso por el vestido", apunta Asenjo.

  • 1