Deportes

Tito Vilanova: "El castigo más grande es que esas imágenes no se olvidarán"

El nuevo técnico blaugrana asegura que el tema de la sanción “empieza a cansarle”.

el 17 jul 2012 / 19:32 h.

El nuevo técnico del Barcelona y sustituto de Pep Guardiola, Tito Vilanova, ha considerado que "el castigo más grande" que tendrán José Mourinho, entrenador del Real Madrid, y él, más allá del indulto a sus sanciones, es que las imágenes de su pelea en la última Supercopa de España "difícilmente se olvidarán por muchos años".

En su segunda rueda de prensa como técnico, la primera de la pretemporada que tuvo lugar ayer en la ciudad deportiva del Barça, Vilanova no se ha andado con tapujos y ha sido franco al censurar el enfrentamiento con el técnico portugués del Real Madrid, pese a ser indultados por el presidente de la Federación Española, Ángel María Villar.

Mourinho y Vilanova fueron suspendidos con dos y un partido, respectivamente, tras los incidentes en la pasada Supercopa, cuando el madridista metió el dedo en el ojo al entonces ayudante de Josep Guardiola, que replicó con un golpe en la espalda al entrenador portugués.

"Que tras un año sigamos hablando de esto me cansa. El juez único, en su momento, impuso una sanción, y el presidente de Federación, una medida de gracia. Lo acepto como deportista, hace años que esto funciona así", ha dicho Tito en su primera respuesta de una rueda de prensa que se ha alargado 35 minutos.

"El castigo -ha proseguido- no es si nos ponen dos partidos o cinco. El castigo más grande que tendremos los dos es la imágenes, durante muchos y muchos años. Esto difícilmente se olvidará."
Zanjada la polémica sobre el indulto, Vilanova ha detallado sus primeras sensaciones como técnico del Barcelona, tras varios años como mano derecha y pupilo de Pep Guardiola.

"Es normal (que se haga extraña su ausencia), llevábamos cinco años juntos, preparando entrenamientos y estudiando partidos. Durante el verano me he estado haciendo a la idea que es así", ha admitido.

Insistiendo varias veces en que su discurso no variará demasiado al de Guardiola, ha confesado que será "muy difícil mejorar" su legado, pero "trabajará duro para que la gente esté contenta".

  • 1