Local

Toca despejar la X de los ERE

El PP ya tiene responsable y pide la dimisión de Griñán, mientras PSOE e IU se dan tiempo

el 26 sep 2012 / 20:09 h.

TAGS:

Carlos Rojas y Javier Arenas se saludan ayer en el Parlamento.

Hoy a puerta cerrada la comisión de los ERE , que comenzó sus trabajos en el Parlamento el pasado verano y abrió nueva etapa después de 17 años de veto a este tipo de foros, entra en su recta final. Tocan las conclusiones. No va a ser fácil. El relato que extraen los partidos sobre esta supuesta trama, que afecta a más de 1.000 millones de euros de ayudas sociolaborales que pudieron repartirse de forma presuntamente ilegal y eludiendo los controles, está en las antípodas. Todos buscan su rédito partidista.

Se tratará de consensuar un documento final, que dirigirá el presidente de la comisión, Ignacio García (IU). Posiblemente no haya problemas para ofertar fórmulas que impidan casos como éste en el futuro.

El quid de la cuestión estará en despejar la equis de los ERE. Es decir, fijar la responsabilidad política en esa pirámide que apuntó la jueza del caso, Mercedes Alaya. El PSOE tratará de quedarse lo más abajo posible. IU posiblemente apunte a un lugar intermedio y preserve a los máximos responsables de un Gobierno del que ellos forman ahora parte. Y con el PP no hay ninguna duda. Da igual que ellos mismos admitieran ayer que el presidente José Antonio Griñán se enrocó en su comparecencia y no permitió avanzar en ningún dato. Eso lamentó el portavoz popular, Carlos Rojas, para acto seguido pedir directamente su dimisión y exigirle que "salga" de la política.

Ayer hubo maratón de ruedas de prensa y carrusel de versiones. El PSOE se dedicó a loar la intervención del presidente, están realmente satisfechos con el papel que jugó en la comisión. Es cierto que salió indemne y logró marcar el paso. Llevó el debate a su terreno, lejos de los detalles más escabrosos del caso recogidos en la instrucción judicial. Casi todo el tiempo se dedicó a amparar la legalidad del procedimiento bajo el que se dieron las ayudas y sobre el que la Intervención alertó que era un colador que casi invitaba al fraude. Los socialistas creen que el caso ha quedado ya políticamente zanjado y ahora están convencidos de que el PP "ha asumido la derrota de su estrategia".

"El PP no pudo ni mantenerle la mirada" al presidente Griñán, proclamó ayer el vicesecretario general del PSOE-A, Mario Jiménez, en su tono solemne. Acusó al PP de una estrategia de "mentiras", "calumnias" e "insidias". E incluso se atrevió a hablar de divisiones internas entre los populares. La estrategia ERE de Javier Arenas se ha estrellado en la etapa Juan Ignacio Zoido, vino a decir Jiménez.

No se sabe si hay algo de verdad aunque ayer más de un diputado popular lamentó la actuación de Rojas frente a Griñán y su falta de capacidad para ponerlo en un aprieto. El popular dijo sentirse satisfecho con su papel en un formato, reseñó, "hecho a la medida del bipartito".

PSOE e IU coincidieron en pedir tiempo para analizar las 32 comparecencias y establecer las responsabilidades políticas. Hasta ahora los socialistas han apuntado al exdirector general de Trabajo, Francisco Javier Guerrero, en la cárcel, como el máximo responsable. Jiménez aseguró que harán un "análisis frío y objetivo" y que el único límite será "la verdad", que no va a distraer "ninguna falsa camaradería"

Respondía así a la pregunta de si estarían dispuestos a subir un escalón y apuntar a los exconsejeros de Empleo que permitieron que Guerrero estuviera diez años en su cargo. Uno es José Antonio Viera, diputado en el Congreso y socialista en activo. No tiene ninguna imputación, su condición de aforado obligaría a la jueza a desprenderse del caso. La Guardia Civil le ha atribuido "un papel esencial". Con Antonio Fernández, que ha pasado cuatro meses en la cárcel y ha renunciado a su condición de militante socialista, hay menos miramientos.

El portavoz de IU, José Antonio Castro, recalcó que Manuel Chaves demostró en su comparecencia tener "mala conciencia" y aseguró que Griñán llegó "al ataque, con las pinturas de guerra". Dijo que el procedimiento utilizado para repartir las ayudas durante una década fue "una chapuza". IU se siente "libre" y advirtió a sus socios en la Junta de que "la lealtad no es retroactiva".

  • 1