jueves, 17 enero 2019
11:27
, última actualización
Deportes

El Sevilla está tocado por los dioses, eso ya no lo duda ni dios

Este Sevilla habla con dios a menudo desde aquel jueves de Feria de 2006 en que Antonio Puerta abrió las puertas del cielo.

el 02 may 2014 / 01:41 h.

Valencia - SevillaQue el Sevilla está tocado por los dioses ya no lo duda ni dios. Lo de anoche en Mestalla fue un calco de lo ocurrido en Donetsk en 2007, antes de la final de Glasgow que acabaría ganando en los penaltis al Espanyol. Solo que esta vez tras el gol de Mbia –logrado en el mismo minuto que el de Palop– no ha hecho falta ni prórroga porque éste valía doble tras no haber encajado ninguno en el partido de ida, donde el larguero evitó el gol che en los compases finales de un choque que los hados del fútbol habían dejado bien encarrilado en los inicios. Este Sevilla, eso sí, nunca se rinde, jamás. No lo hizo en el Euroderbi con el Betis pese al 0-2 de la ida, ni mucho menos frente al Oporto, ante el que también tocó remontar. Ni ayer cuando el crono ya buscaba el minuto 94 y todo parecía perdido. La fe mueve montañas y este equipo la tiene a espuertas, de otro modo no se entenderían noches como la de ayer, la del Oporto, el Villamarín, Donetsk o la del Pizjuán con el Schalke que dio comienzo a todo en abril de 2006. Que se prepare el Benfica –que ya llega con tres bajas– que ni resucitando a Béla Guttmann va a tener la más mínima oportunidad. Los lisboetas llevan más de medio siglo malditos y este Sevilla habla con dios a menudo desde aquel jueves de Feria de 2006 en que Antonio Puerta abrió las puertas del cielo, donde lo tiene el sevillismo de embajador.

  • 1