Feria de Abril

Todas las casetas de la Feria podrán contar con aire acondicionado en 2015

Endesa mejorará la red para el Real, mientras el Ayuntamiento aumentará la potencia máxima contratada por caseta para permitir la instalación de estos equipos. La actual ordenanza municipal fija un límite máximo de 10 kilowatios por módulo, que sólo da para el uso de freidoras, equipos de música o ventiladores.

el 12 may 2014 / 09:15 h.

ventilador-feria La Feria no piensa ya en mudanzas ni ampliaciones, enterradas por la crisis, sino en cómo hacer frente al calor que tanto ha castigado esta semana a los visitantes al Real de Los Remedios. Unas altas temperaturas que incluso han cambiado los hábitos de los sevillanos, abandonando las casetas en las horas centrales del día. El Ayuntamiento de Sevilla cree haber dado con una solución que considera más sencilla que la de implantar el microclima en todo el recinto. La fórmula pasa por aumentar la potencia eléctrica autorizada por caseta para brindar así la posibilidad de que todos puedan instalar equipos de aire acondicionado. El aumento de potencia será posible gracias a que Endesa va a proceder a la mejora de la red que abastece al Real con vistas a la Feria del próximo año, que arranca el martes 21 de abril. Esta idea, años atrás, habría sido impensable, ya que los planes pasaban por acondicionar la la red al futuro emplazamiento del Charco de la Pava. A la vista que el tan anunciado traslado no será posible, toca mejorar el recinto actual. En este, según recoge la ordenanza vigente de la Feria, la potencia máxima no debe exceder los 10 kilowatios por módulo. Esta potencia eléctrica que recibe cada caseta es más que suficiente para las necesidades actuales, como la instalación de freidoras, equipos de música o ventiladores...). Pero la capacidad actual imposibilita en la práctica la instalación de equipos de aire acondicionado, a no ser que se prescinda de la electricidad para otros usos, como la cocina –hay casetas que se inclinan por trabajar con una cocina con gas butano para ganarse ese privilegio– o que el casetero de turno se la juegue enchufándolo todo y rezar para que no salten los plomos. Con esta mejora, se permite, por un lado, el uso de estos equipos sin problemas y, de paso, tener margen suficiente para evitar posibles cortes de luz por sobrecarga de la red. Por otro lado, a Endesa le permitirá facturar más, ya que el consumo será mayor. Lo obtendría sin suponer un gran desembolso, ya que no sería necesaria la construcción de otra subestación para tal aumento de demanda eléctrica. Desde Endesa, aclaran que la red que abastece al recinto ferial, la subestación de Tablada, tiene capacidad más que suficiente para ello. El Ayuntamiento, mientras tanto, no se mete en si cada caseta quiere o no poner aparatos de aire acondicionado. Eso es una decisión personal. Pero sí que es consciente, y más después de esta calurosa Feria, de que la instalación de estos aparatos se ha convertido en una demanda al alza entre los feriantes. Un reclamo que las fuentes consultadas por este periódico creen que no bajará aunque se de la circunstancia de que la Feria de 2015 se caracterice por temperaturas más moderadas. «Aunque no haga una Feria con tanto calor, al final dentro de la caseta te asfixias», reflexiona. Dicho en otras palabras, la Feria «estaba condenada» a hacer este cambio, como así se traslado esta semana a sectores turísticos y económicos de la capital, ya informado del cambio. Con estas impresiones, el Ayuntamiento zanja también el debate abierto sobre las alternativas para paliar el calor. Desde la ciudadanía, se reclamaba recuperar la idea, ya barajada años atrás, de implantar el microclima, algo que ya han llegado a aplicar otras ferias andaluzas, que incluso proceden al entoldamiento de parte del recinto. Es más, el sistema de microclima lo han llegado a usar este año más de una caseta. Sin embargo, no es una salida que, por ahora, se contemple actualmente. Ven suficiente con el aumento de potencia eléctrica acordado conEndesa para 2015. Además, deja la pelota en el tejado de los propietarios de las casetas, que deberán decidir si pasar una Feria más fresca –y por ende, más cara en la factura de la luz– o continuar como hasta ahora.

  • 1