Local

«Todavía me pregunto el porqué»

Manuel Sánchez González fue la primera víctima de los autores del doble tiroteo que acabó con la vida de Tamara Leyton, de apenas 20 años, que ayer fue enterrada. Recuerda cada detalle de lo ocurrido.

el 15 sep 2009 / 07:34 h.

TAGS:

Manuel Sánchez González fue la primera víctima de los autores del doble tiroteo que acabó con la vida de Tamara Leyton, de apenas 20 años, que ayer fue enterrada. Tiene muy presente en su memoria cada detalle de lo sucedido pero no puede recordar las caras de los dos desconocidos que le dispararon en la madrugada del pasado sábado por sorpresa cuando se encontraba solo en su vivienda de El Marquesado, en Puerto Real.

Desde el hospital, donde evoluciona favorablemente de sus heridas, recrea en su mente una y otra vez lo sucedido pero no encuentra una explicación para ese ataque. "Todavía me pregunto el porqué", indicó este ex militar de 43 años, que trabaja actualmente en una empresa de máquinas expendedoras. Después de darle muchas vueltas, tiene algo muy claro y es que fue un error. "Yo creo que se equivocaron de puerta. No le veo otra explicación. Iban a por otro y se confundieron", explicó Manuel, pese a que la Policía atribuye el tiroteo a un ajuste de cuentas por asuntos de tráfico de droga.

Los agresores dispararon a la ventana de la primera de las viviendas en la que no residía nadie desde hace unos días. Posteriormente, abrieron la verja que la separa de la parcela contigua, donde se ubica otra casa en la que en esos momentos se encontraba Manuel. "Abrí la puerta y me encontré a dos tipos, uno a la salida de rodillas y otro de pie encañonándome", explicó Manuel. Le hirieron en la cara, cuello, barriga y pierna.

Entierro de Tamara. Pero a pesar de eso logró sacar fuerzas para entrar y encerrarse en su casa, donde arrastrándose consiguió alcanzar el teléfono para llamar a la Policía y a otros vecinos para alertarles de lo ocurrido. Manuel es consciente de que él pudo ser, como Tamara, otra víctima mortal del tiroteo. Sin embargo, sigue con vida y fueron los familiares de Tamara, tiroteada a las puertas de su casa, los que lloraron ayer su pérdida en la misa celebrada en la parroquia de Barrio Jarana y después en el entierro en el cementerio de Puerto Real. Su madre y su hermano continúan ingresados en el hospital.

  • 1