Deportes

Todo brilla con otra luz... y casi todo está por hacer

Los goles de Pereira y Mehmet Aurelio impiden que el Betis viva lo más parecido a un descenso a los infiernos. La derrota en Cartagena hubiera alejado al Betis a 11 puntos del ascenso. Con 16 jornadas por delante, esa situación hubiera sido peor que un drama. Y este triunfo deja casi todas las espadas en alto.

el 28 feb 2010 / 19:38 h.

Aficionados béticos celebran el 0-1 en Cartagena.
La primera vez que este Betis de 2010 marcó dos goles a las órdenes de Víctor Fernández Braulio: fue justo a tiempo. Sin esos tantos de Pereira y Mehmet Aurelio, la situación se hubiera vuelto insostenible, con el equipo apartado a 11 puntos del Cartagena y abismado en la zona media de la clasificación. Un martirio. De repente, todo brilla con luz distinta y el ascenso del Betis parece factible, a falta de 48 puntos por disputar. Obsérvense las palabras: “Factible”, “disputar”, “luz distinta”, “48 puntos”… también puede valer “soñar”.

Con el agua al cuello, el equipo emergió… gracias a su mejora en disciplina defensiva, equilibrio y reservas de oxígeno. Nótese que el Betis ni siquiera necesitó un buen partido de Emana para suscribir el triunfo. Bastaron el rigor en defensa y el control del balón en la zona ancha ante un Cartagena replegado para recuperar y amagar contragolpes. Con el balón en poder del Betis, los primeros 20 minutos debieron sentenciar el partido. De ellos se salió ya con el gol de Pereira, al que se invalidó otro por fuera de juego inexistente, más una caída de Sergio García que olió a penalti y otras dos grandes ocasiones de los mismos Pereira y Sergio. Pudo cruzarse la media hora con 0-2 o 0-3, pero…

En el caso del Betis, el verdadero sueño es pensar que algún día puede ganar sin sufrir. El 0-1 de Pereira sacó al Cartagena de la cueva y le hizo a jugar a contraestilo: se trata de un equipo al que el fútbol de toque le fluye más bien poco. Con 0-1, el Cartagena fue por las bravas, con agresividad y determinación, pero eso sólo le sirvió para perder los registros defensivos en el córner que valió el 0-2, cabezazo a placer de Aurelio. Después, Balboa revolucionó el ataque departamental, vino el 1-2 y el Betis sufrió en el tramo final, pero sin verdadera sensación de agobio. Todo brilla con otra luz, sí… pero el Cartagena queda a cinco puntos y el Betis va sexto, tras Numancia y Levante: a trabajar.

  • 1