Economía

Todo el trabajo de Astilleros está en riesgo por las cancelaciones

La empresa se enfrenta a reclamaciones que ascienden a 67 millones

el 08 feb 2010 / 12:31 h.

La espada de Damocles se cierne una vez más sobre Astilleros de Sevilla. Las cancelaciones amenazan ahora toda la carga de trabajo de las instalaciones hispalenses. La última mala noticia llegó ayer de la mano del armador finlandés Viking Line, que anunció la rescisión del contrato para la construcción de un barco de pasajeros, el "buque estrella" de la factoría, según fuentes de los trabajadores. En concreto, su fabricación supone una inversión de más de 60 millones.

A este anuncio se suma el efectuado por el armador chipriota Desedo Shipping Limited, que informó a Astilleros de Sevilla el pasado viernes de su intención de cancelar uno de los contratos que mantenía, reclamándole más de 25 millones, en los que incluye varios conceptos, como adelantos, además de los intereses.

En este caso, la compañía tiene dos pedidos, dos gemelos de apoyo a plataformas petrolíferas, pero los representantes de la plantilla se temen que, "si se anula uno, también puede tirar del otro". En estos momentos, uno de ellos está prácticamente terminado, mientras que el otro se encuentra en la fase inicial. En lo que respecta al buque de pasajeros de la compañía finlandesa, se ha desarrollado el 40% de la fabricación. Este pedido estaría listo en abril del próximo año y emplea a mil trabajadores.

En concreto, este último reclama a Astilleros de Sevilla 42,6 millones de euros, un montante en el que se incluyen intereses. A esta cifra habría que sumar los 25 millones por la reclamación del armador chipriota, que conllevaría a las instalaciones sevillanas a tener que hacer frente al pago de más de 67 millones de euros.

Tanto la plantilla como la Administración andaluza mostraron ayer su confianza en que estos contratos no lleguen a cancelarse de manera definitiva. Así, fuentes del comité de empresa de Astilleros de Sevilla indicaron que los trabajadores esperan que esta declaración de intenciones por parte de los armadores sea sólo "un farol, porque si se cancelan todos al final, nos quedamos sin carga de trabajo".

"Los armadores han vivido estos meses con la misma preocipación que nosotros por la incertidumbre en torno al futuro de las instalaciones y puede tratarse de una medida de presión", señalaron, e indicaron que los pasos adelante en la negociación pueden evitar estas rescisiones.

Las fuentes aseguraron además que "si las cancelaciones siguen adelante, pueden suponer el cierre de Sevilla", ya que los tres buques posibilitan la contratación de casi 1.500 empleados de la industria auxiliar, que se irían al paro.

Soler confía en salvar los contratos

El consejero de Innovación, Martín Soler, dijo ayer que se está "a tiempo" de salvar los dos contratos de Astilleros y anunció que mediará para intentar solucionar la situación de la industria naval. "Estamos a tiempo si la empresa es capaz de ir a la velocidad que le marcamos para salvar los contratos. Des- de la Junta, aunque no nos corresponda, hemos asumido el papel de tutela y vamos a hablar con los armadores", sentenció.

  • 1