Local

'Todo mi sueño es cambiar la fuerza por la palabra'

Barcelonés de nacimiento, casado con una asturiana y padre de hijos madrileños, Federico Mayor Zaragoza, no pudo menos que hablar de una Andalucía "de acogida, plural, sin límites e inverosímil". Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 00:51 h.

TAGS:

Barcelonés de nacimiento, casado con una asturiana y padre de hijos madrileños, Federico Mayor Zaragoza, no pudo menos que hablar de una Andalucía "de acogida, plural, sin límites e inverosímil" que ayer le distinguió con el título de Hijo Predilecto. Una tierra caracterizada por "el arte de la amistad" a la que llegó por la ciencia pero que glosó con la ayuda de la literatura.

Tras una breve mención a su primera incursión en tierras andaluzas, vía Málaga y Almería en 1951, los primeros elogios de Mayor Zaragoza fueron para Granada, ciudad a la que llegó junto a su familia en 1963 como catadrático de Bioquímica. "Nos enamoramos de la ciudad y de los andaluces", señaló, un idilio en el que fue correspondido -recordó- con las medallas de la ciudad, la provincia y el título de Hijo Adoptivo, ahora extendido a toda la comunidad con el de Hijo Predilecto de Andalucía.

Pese a su formación científica, su discurso de agradecimiento -en nombre del resto de galardonados con las Medallas de Andalucía- estuvo jalonado de citas literarias: desde la felicitación de Antonio Gala o las palabras de su predecesor en el nombramiento, José Saramago, a los versos de Lorca, Rafael Guillén, Pedro Salinas, Garcilaso, Rosario Cartes, Pilar Paz Pasamar y Miquel Martí i Pol. Palabras literarias para lanzar dos mensajes fundamentales: la cultura de la paz a la que dedica todo su "empeño" -copreside el Grupo de Alto Nivel para la Alianza de Civilizaciones de Naciones Unidas- y el ejemplo que supone Andalucía en ese camino como "tierra de emigración forzada que ahora acoge e integra a los emigrantes" y que "restaña heridas causadas por un trato social con frecuencia inclemente con la tenaz resolución de mirar hacia delante".

Para todos los premiados tuvo elogios como "exponentes de la riquísima identidad andaluza", aunque se detuvo especialmente en la lucha "en favor de la justicia y los derechos humanos" del juez Baltasar Garzón con el que "todos los españoles tenemos el sentimiento de querer colaborar"; la "plusvalía" de la judoka paraolímpica Carmen Herrera, cuya "perseverancia ha demostrado que los imposibles no existen"; y el "maestro, aún en activo, que ha llevado Andalucía por el mundo" Tico Medina.

El que fuera director general de la Unesco alabó los avances experimentados por Andalucía, con "creatividad y alegría, yendo más allá del lamento y con las manos tendidas, ya nunca más alzadas". Una evolución con la que ha pasado "de posiciones muy rezagadas a vanguardistas" en investigación, ciencia, innovación y educación.

Mayor Zaragoza animó a todos, "con Andalucía a la cabeza" a contribuir "a la explosión espiritual, la revolución" que permitirá "ver a los invisibles, dar voz a los agraviados" -entre ellos las mujeres- y avanzar hacia el futuro "conociendo el pasado" para que no se repitan errores pese a quienes "se resisten a saber qué aconteció y sus causas porque prefieren que todo siga igual". Porque el nuevo Hijo Predilecto de Andalucía tiene un "sueño" que consiste en "cambiar la fuerza por la palabra, la imposición por el diálogo".

  • 1