Local

Todo ocurrió en 15 minutos

Los investigadores del asesinato de Mari Luz Cortés han trazado lo que podría ser la secuencia de los hechos, según la cual todo ocurrió en apenas 15 minutos y sin testigos.

el 15 sep 2009 / 02:34 h.

TAGS:

Los investigadores del asesinato de Mari Luz Cortés han trazado lo que podría ser la secuencia de los hechos, según la cual todo ocurrió en apenas 15 minutos y sin testigos. La pequeña salió sobre las 16.30 horas del 13 de enero de su casa en El Torrejón para comprar un paquete de patatas en el kiosco de la avenida de las Flores.

En la calle había unas 15 personas y en el kiosco otros menores comprando chucherías y dos jóvenes amigos del dueño.

Tras comprar, emprendió sola el camino de vuelta por la acera izquierda de la avenida de las Flores y, al pasar por el portal número uno, el presunto asesino la llamó desde dentro. Mari Luz entró. Sólo un vecino del barrio la vio entrar.

Ya en el interior del edificio, su presunto asesino, Santiago del Valle, intentó tocarla pero la niña comenzó a gritar y él la agarró por la cintura con el brazo izquierdo mientras le tapaba la boca con la mano derecha. Del Valle trató de subir las escaleras con Mari Luz en brazos pero la niña, que mostró resistencia, cayó de espaldas, lo que provocó los dos golpes en la cabeza y la costilla que las dos autopsias practicadas certificaron.

Con ayuda de su hermana, Rosa del Valle -también detenida-o de su mujer, Isabel García -en libertad con cargos- entró en su casa, en el primer piso del edificio, con la niña en brazos, donde continuó tapándole la boca. La investigación no ha determinado aún si fue su hermana quien le ayudó a retener a Mari Luz con la boca tapada hasta provocar su muerte por asfixia. Aún no eran las 17.00 de la tarde cuando la niña murió.

Metieron el cadáver en un carro de la compra que introdujeron en el maletero de su Hyundai azul, aparcado a la puerta de la casa, que Rosa condujo -con Santiago de copiloto y su esposa en el asiento de atrás- hasta los alrededores del Polígono Polirrosa, según declararon ante el juez el pasado miércoles. Una vez allí caminaron con el carro que portaba el cuerpo hacia las balsas de fosfoyesos y previsiblemente arrrojaron el cuerpo al caño del Rincón. Rosa regresó sola a la ciudad y lavó el coche en una gasolinera. Eran las 17.15 y la familia de Mari Luz ya estaba en alerta.

  • 1