viernes, 14 diciembre 2018
12:49
, última actualización
Local

Todo por un "¡Qué rico está!"

Tapas con gran nivel de elaboración, presentación y una oferta de vinos por copas satisfactoria.Javier

el 12 jul 2012 / 20:25 h.

TAGS:

El local que tienen ahora en Santa Catalina es muy luminoso y cuenta con una zona de mesas en forma de ele que permite visualizar el trabajo en cocina.

Tras el rodaje en el Simún Tapas de la Avenida de Hytasa, Simún Vintage, ya con Pablo Jiménez como capitán de la nave, se establece en el centro para seguir creando y elaborando tapas de calidad. Para ello ha recuperado un local en Santa Catalina por el que han pasado varios negocios, el último un mexicano que lo recubrió de madera. Simún ha despejado las paredes, recuperando el ladrillo visto que, de blanco inmaculado, da al bar una alegre luminosidad. Tiene una muy buena barra en ele y una zona de mesas cómoda y espaciosa, desde donde se puede ver la faena de la cocina semiabierta al público. Tras la barra las paredes se pintan de negro sirviendo como inmensas cartas donde se ofertan las tapas y los vinos.

La máxima de Pablo es que la gente que acuda a su local vuelva por lo bien que se come, por lo rico que está todo. Él crea y diseña las tapas, bien secundado en la cocina por Ignacio Torres. No hay que buscar otros calificativos, es un bar de tapas, obviamente con un concepto actual y con personalidad propia y nada mejor que analizar algunas tapas para corroborarlo.

Por ejemplo el chipirón a la plancha con ajoblanco y uva (3,50 euros), producto de buena calidad y elaboración tradicional a la plancha, la originalidad es que en vez de poner uva en el ajo blanco se acompaña de un granizado de uva, la sensación sápida en la boca es la misma y se gana en frescura.

Muy buena la ventresca de atún encebollado estilo Bigote (3,20 euros), lo que quiere Pablo: ¡qué rico está esto!, magnífica tapa, la calidad y textura del atún, la suave crema que le sirve de cama y la cebolla caramelizada que potencia el conjunto.

Un guiño étnico de fusión es el kebab de ibérico, torta de maíz presentada al estilo kebab con una ensalada enriquecida con salsa y finas lonchas de carne de ibérico, el estilo árabe se potencia con una marcada nota de yerbabuena. En el servicio, muy bien presentado, hay que destacar la vintage panera de tela donde se presenta el pan, por cierto, de gran calidad, elaborado por Pablo Conesa.

Acompañamos las tapas con un espumoso francés que se ofrece por copas, Bad Girl Espumoso, Crémant de Burdeos (3,80/21 euros), fresco, cremoso, muy agradable bien frío en muy buena copa. La oferta de vinos ofrece marcas comerciales como Barbadillo (2,50/10,50 euros) y Sonsierra (2,50/10,50 euros), pero es la excepción, se apuesta por vinos más originales, como Coto de Hayas (2,50/10 euros), Semele (3/13 euros) o un Verdejo de Granada, el Mencal (3,20/14 euros). En definitiva Simún Vintage pretende recuperar sabores tradicionales, imprimiendo su sello personal. En su carta podemos ver desde Ensaladilla (2,50 euros), pasando por los productos de abacería: salchichón y lomito ibérico, queso de oveja, hasta pavías de bacalao en tempura (8 euros), arroz de carrillera estofada y foie (3,50/10 euros) o pluma en taco de wok con noodles y verduras (10 euros). También hay montaditos como el de Butifarra, alioli y cebolla caramelizada (3,30 euros), postres caseros y hasta copas como los originales Súper Mojito (4 euros) y Cóctail Solear (3,50 euros).

Una suerte para el centro de Sevilla la llegada de Simún Vintage.

La ficha

Propietario: Pablo Jiménez Sancho.
Dirección: C/ San Felipe, nº 11. Santa Catalina. Sevilla
Teléfono: 655.995.349 / 954.047.213
Horario: lunes a viernes, 13:30 a 16 horas y 21 a 0.30 horas. En verano cierra los fines de semana.
E-mail: info@simuntapas.com // vintage@simuntapas.com 

  • 1