Local

Todo sea por aparcar en Feria

Casi un millar de personas pasaron la madrugada al relente para poder adquirir un abono para estacionar en las zonas habilitadas por el Ayuntamiento. Los abonos que más rápidamente se agotaron fueron los correspondientes al P-4, en el Parque de los Príncipes, ya que junto a los del P-1 (en la Calle del Infierno) es de los más económicos (80 euros).

el 16 sep 2009 / 01:36 h.

TAGS:

Casi un millar de personas pasaron la madrugada al relente para poder adquirir un abono para estacionar en las zonas habilitadas por el Ayuntamiento. Los abonos que más rápidamente se agotaron fueron los correspondientes al P-4, en el Parque de los Príncipes, ya que junto a los del P-1 (en la Calle del Infierno) es de los más económicos (80 euros).

Juan, el 51 en la lista de espera, no se quiere ni acordar de aquella ocasión en que, después de perder "tres horas buscando aparcamiento", dejó el coche en la avenida de la Raza y tuvo que cargar con una lechuga hasta la caseta en la que trabajaba de camarero. "Fíjate si estaba lejos que cuando llegué a la Feria parecía que había cargado con un saco de cemento".

Desde entonces, este joven de El Palmar de Troya sacrifica el sueldo de un día entero de trabajo bajo las lonas del Real de Los Remedios para garantizarse una plaza en el P-6, el aparcamiento más caro (el abono sale este año a 135 euros) y de los más demandados de la Feria.

Junto a él, cerca de un millar de personas pasó la madrugada al relente frente al Circo Mundial, en la avenida Alfredo Krauss, para lograr uno de los 1.690 abonos de aparcamiento para la Feria de Abril que se pusieron a la venta a primera hora de la mañana. "Lo principal es la manta, el bocadillo y una buena hamaca para poder tenderte", subraya José Luis sobre su experiencia de espera nocturna.

Joaquín Pérez, feriante empedernido que alquila todos los años una plaza de estacionamiento "por comodidad" para su señora, que anda "algo pachucha", se llevó desde las once de la mañana del domingo en la cola. Él mismo, veterano en estas lides, se encargó de sacar por ordenador una relación informatizada de números del 1 al 1.000 para repartir entre los que aguardaban en la cola y evitar problemas de organización.

Lucas, uno de los empleados de Aussa encargado de atender a los peticionarios, explicaba que este año la crisis también se ha dejado notar en las demandas de los ciudadanos. La cola no ha alcanzado las proporciones de años pasados y los abonos que más rápidamente se agotaron fueron los correspondientes al P-4, situado en el Parque de los Príncipes, ya que junto a los del P-1 (en la Calle del Infierno) es de los más económicos (80 euros).

  • 1