martes, 23 abril 2019
12:01
, última actualización
Local

Todos a una en el Congreso

Sin fisuras. Así se mostraron los representantes de los partidos políticos, comunidades autónomas y organizaciones sociales que escenificaron ayer tarde en el Congreso su unidad y firmeza para "derrotar" a ETA y lograr que los autores de los atentados cometidos entre el domingo y el lunes sean sometidos a la Ley, la acción policial y la Justicia. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 15:37 h.

TAGS:

Sin fisuras. Así se mostraron los representantes de los partidos políticos, comunidades autónomas y organizaciones sociales que escenificaron ayer tarde en el Congreso su unidad y firmeza para "derrotar" a ETA y lograr que los autores de los atentados cometidos entre el domingo y el lunes sean sometidos a la Ley, la acción policial y la Justicia.

Tras una breve reunión convocada para responder a los atentados de ETA en Vitoria (Álava), Ondarroa (Vizcaya) y Santoña (Cantabria), los partidos y los agentes sociales hicieron público un comunicado de condena y solidaridad con la familia del militar fallecido en Cantabria y las Fuerzas Armadas, "una vez más víctimas inocentes del terrorismo de ETA", reza en el escrito. La declaración, leída por el portavoz socialista, José Antonio Alonso, se lee: "Reunidos en el Congreso de los Diputados, máxima expresión de la soberanía popular, queremos expresar nuestra unidad y firmeza frente al terrorismo.

Creemos en la libertad y en la democracia consagradas en la Constitución Española. Proclamamos que en ella no cabe la violencia y reiteramos nuestra voluntad de combatir con coraje y fortaleza democrática a la organización terrorista ETA hasta derrotarla definitivamente a través de la fuerza exclusiva del Estado de Derecho".

De hecho, ése fue el discurso del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien avisó a la banda de que "nunca, nunca triunfará" en su voluntad de doblegar a los demócratas y de que el Gobierno está decidido a poner "todos los medios de los que dispone" para su derrota.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, insistió en la idea al pedir "serenidad y unidad". Asimismo, aseguró que la no negociación con ETA y el apoyo a las Fuerzas de Seguridad son las "recetas" que harán posible su derrota.

Igual el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, quien advirtió de que la ofensiva de ETA "hará daño", pero va a ser "inútil y totalmente fracasada".

La única nota discordante la puso el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, al criticar la "ambigüedad" en la lucha antiterrorista del lehendakari, Juan José Ibarretxe, y al "cuestionar" el Estado de Derecho tras la ilegalización de ANV y del PCTV.

Pronto encontró la crítica del consejero vasco de Interior, Javier Balza (PNV), quien afirmó que las palabras de Revilla son "un regalo para ETA y el mayor favor" que se le puede hacer a la banda. El presidente del PNV tampoco tardó en responder: declaró que no está "dispuesto a renunciar a la política para seguir trabajando por la paz" y que "no es aceptable" decir que da "oxígeno a ETA", cuyos atentados cada vez dan "más asco".

No obstante, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, calificó de "lamentable" la actitud de "silencio" de Ibarretxe y urgió al Gobierno a disolver los ayuntamientos en manos de ANV.

En la misma línea, el secretario general del Sindicato Unificado de la Policía, José Manuel Sánchez Fornet, aseveró que el "PNV tiene que sentirse manchado por la sangre de todas las víctimas" de ETA y pidió al lehendakari que dimita y convoque elecciones. La Unión de Guardias Civiles demandó, en cambio, a la clase política que reforme las leyes para que los terroristas condenados cumplan íntegramente sus penas.

Por último, el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco, propuso eliminar las raíces del terrorismo con la regeneración moral y la atención a los niños y jóvenes con educación. Y un primer paso, sin duda, es la unidad demostrada ayer.

  • 1