Economía

Todos contra el Banco de España

Chaparrón el que tuvo que soportar ayer el gobernador del Banco de España desde todos los flancos -bueno, de todos menos el de la patronal y del BCE- a cuenta de su defensa de las reformas del mercado laboral y el coste del despido. Embestidas desde el Gobierno, la oposición y los sindicatos, que llegaron a pedir su destitución.

el 15 sep 2009 / 22:34 h.

Chaparrón el que tuvo que soportar ayer el gobernador del Banco de España desde todos los flancos -bueno, de todos menos el de la patronal y del BCE- a cuenta de su defensa de las reformas del mercado laboral y el coste del despido. Embestidas desde el Gobierno, la oposición y los sindicatos, que llegaron a pedir su destitución.

Las tesis defendidas por Miguel Ángel Fernández Ordóñez, gobernador del Banco de España, sobre la urgencia de reformar el sistema laboral porque no frena el paro y desincentiva al empresario a la hora de contratar, no tardaron en generar reacciones. Y todas, salvo la patronal (al coincidir con sus planteamientos) y el Banco Central Europeo (BCE), se mostraron disconformes.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró que no se debe seguir por el camino hacia el que apunta Fernández Ordóñez, quien el miércoles abogó por abaratar el coste del despido. En un encuentro organizado por la Asociación de Periodistas Europeos, Zapatero consideró que sus posturas están "dentro del catálogo de los postulados neoconservadores de no regulación, no intervención y de adelgazar el Estado de Bienestar".

Ante esto se mostró totalmente contrario porque dijo que en otros países esa reducción ha dado resultados "no satisfactorios", por eso, insistió en que "no debemos ir por ese camino". En su opinión, lo que crea empleo es la actividad, e indicó que una sociedad en la que sus trabajadores tienen derechos y unos salarios mejores es una sociedad más competitiva, y ello crea riqueza.

En la misma línea, el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, insistió en que la crisis no tiene origen laboral y que, por lo tanto, los ciudadanos "no son lo únicos que tienen que hacer un esfuerzo" para salir. Por ello, pidió al gobernador del Banco de España que haga un análisis "más global" de la crisis y "no tan parcial" y que no reflexione sólo sobre la posibilidad de flexibilizar el mercado de trabajo y abaratar los despidos, sin antes hacerlo sobre el papel que desempeña el sector financiero.

Dijo que hay dos elementos que no deberían estar ausentes en sus planteamientos, como son la desconfianza que tienen los ciudadanos en el futuro y la falta de liquidez que padecen familias y empresas. Añadió que parece que los únicos que tienen que hacer un esfuerzo para solucionar la crisis son los ciudadanos, que "son los que más la padecen". Así, advirtió de que el esfuerzo "debe ser de todos", y que las entidades financieras y el Banco de España "no pueden quedarse al margen".

El portavoz económico del PP, Cristóbal Montoro, arremetió también contra Fernández Ordóñez por lanzar "mensajes que suponen más amenaza" para los trabajadores y aseguró que ahora "su crédito es muy reducido" tras haber sido incapaz de "anticipar" los acontecimientos que han conducido a la actual recesión.

Y CCOO y UGT tacharon de "trasnochadas" e "inoportunas" sus aportaciones, por lo que llegaron a pedir incluso su destitución.

Sólo defendió sus tesis el miembro del comité ejecutivo del BCE José Manuel González-Páramo, quien indicó que el Banco de España ha hablado de una protección razonable del empleo y dijo compartirla. "El sistema actual de indemnización por despido no es el que mejor protege al empleo", sentenció. En este sentido, González-Páramo indicó que el gobernador no es el primero que pone de manifiesto la necesidad de esta reforma. "Por todo el mundo es conocido que el mercado laboral es uno de los talones de aquiles de la economía española", sostuvo.

  • 1