Deportes

Todos contra el hándicap

Dos de los aspirantes a las plazas de Liga de Campeones se enfrentan esta noche en el Sánchez Pizjuán. Por un lado, el Sevilla, cuyo rostro ha cambiado tras ganar al Espanyol y busca algo más que tres puntos; por otro, el Atlético, precisamente el equipo que la pasada campaña le privó de disputarla.

el 15 sep 2009 / 22:58 h.

Dos de los aspirantes a las plazas de Liga de Campeones se enfrentan esta noche en el Sánchez Pizjuán. Por un lado, el Sevilla, cuyo rostro ha cambiado tras ganar al Espanyol y busca algo más que tres puntos; por otro, el Atlético, precisamente el equipo que la pasada campaña le privó de disputarla.

Los choques entre ambos conjuntos han adquirido una gran notoriedad en las últimas temporadas, sobre todo desde que coincidieron en las catacumbas de Segunda y se lanzaron acusaciones que no llevaron a ningún lado. Luego, en la máxima categoría, volvieron a verse las caras con un poso de rivalidad más allá de la ya de por sí histórica entre ambos, lo que hizo de sus enfrentamientos algo más que la disputa de tres puntos. Los últimos han dejado huella (actuaciones arbitrales protestadas, pique entre jugadores, lanzamiento de objetos, caso Ujfalusi...). Y esto ha hecho que la rivalidad en ocasiones se desborde. Los sectores más radicales de ambas aficiones cuentan los duelos por enfrentamientos, de ahí que las miradas vayan más allá de lo meramente deportivo.

En cualquier caso, la cara positiva de la rivalidad ofrece un partido de altos vuelos. Cinco puntos separan a Sevilla y Atlético en la clasificación. La distancia no es definitiva, pero tampoco insignificante, sobre todo teniendo en cuenta que el conjunto nervionense ganó el duelo de la primera vuelta (0-1) y, por tanto, se impone provisionalmente en el goal average particular. Basta recordar lo ocurrido la pasada campaña, cuando los colchoneros ganaron los dos choques, para recordar la importancia que puede adquirir el de esta noche. Entonces, el Sevilla se quedó fuera de la Champions tras perder el average particular con el Atlético. "Nos enfrentamos a un gran equipo, un competidor directo, por lo que estos tres puntos pueden significar algo más. El año pasado fue determinante aquella derrota en casa, nos hizo bastante daño", recuerda Jiménez.

Para intentar cambiar las cosas y, sobre todo, para afianzar al Sevilla en el tercer puesto, Jiménez pondrá en liza lo mejor que tiene (sano) en el plantel. La Copa se acerca, pero sigue quedando lejos, y habrá que encomendarse de nuevo al acierto de Kanouté, al desequilibrio de los hombres de banda -Capel y Adriano disputan el puesto- y a la seriedad defensiva para intentar ganar. La baja por lesión de Escudé dará minutos a David Prieto, mientras que la sanción de Fernando Navarro hará lo propio con Drago.

No hay que descartar la opción de Adriano como lateral diestro ni la presencia de Konko, que regresa a la convocatoria. El francés no era citado desde que se lesionó ante la Sampdoria (18 de diciembre). También ha entrado en la lista de 19 Lautaro Acosta.

Todo y todos con tal de acabar con el hándicap en que se han convertido los partidos en casa: sólo dos victorias en los siete últimos de Liga (cuatro goles marcados y ocho recibidos). Mientras lejos de casa el papel es brillante, como local urge mejorar.

En el Atlético, la alineación no está clara. Tras el empate en casa con el Getafe, Abel Resino, su nuevo técnico, sabe que ganar hoy en Nervión supondría dar un golpe de efecto importante. Sus planes están en función de cómo esté Agüero, que ha sido padre hace dos días. Si es titular, el equipo no variaría mucho, pero si finalmente es suplente, no se descarta un cambio de sistema, con la entrada de Antonio López en un centro del campo de cinco futbolistas con Forlán en punta y Maxi Rodríguez por detrás.

  • 1