Local

Todos espían en Madrid

El hilo se sigue enredando. Las informaciones sobre el espionaje en Madrid han acabado salpicando a todos, no sólo en el Gobierno regional, sino también en el Ayuntamiento. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 21:51 h.

TAGS:

El hilo se sigue enredando. Las informaciones sobre el espionaje en Madrid han acabado salpicando a todos, no sólo en el Gobierno regional, sino también en el Ayuntamiento. Aguirre dijo ayer que Gallardón deberá "aclarar" ante el Parlamento autonómico si existe una unidad parapolicial en el consistorio al margen de la Policía.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, dijo ayer en una entrevista en la COPE que el alcalde de Madrid deberá dar explicaciones por lo aparecido en la prensa y criticó además a Alberto Ruiz Gallardón por su reacción ante las informaciones aparecidas en los medios contra el Gobierno regional. Todo empezó con una información aparecida en El País según la cual dentro del Ejecutivo madrileño hay una célula de espionaje dependiente del consejero Francisco Granados.

A continuación llegaron las noticias sobre supuestos seguimientos al vicepresidente Ignacio González, pero la cosa no quedó ahí. Ahora Aguirre saca a relucir las acusaciones de la Unidad de Policía Municipal (UPM) publicadas en El Mundo sobre una unidad parapolicial en el Ayuntamiento de la capital -desmentidas ayer mismo por el delegado de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo-.

Y, mientras tanto, el diario El País publicó ayer que la Consejería de Interior de la Comunidad posee tres equipos de vigilancia paralelos enfrentados según su afinidad a Granados o González. En definitiva, un lío cada vez más difícil de desenredar en el que todos están implicados y que está pasando factura a la unidad interna en el Partido Popular.

Prueba de ello son las palabras de la propia Aguirre, que ayer cargó contra Gallardón por dar "por bueno que se había constituido una organización parapolicial" en el Gobierno regional. Las palabras de ayer de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, también denotan una desunión creciente en el partido, ya que afirmó que "de ninguna manera" desde Génova se va políticamente contra Esperanza Aguirre. Así, De Cospedal calificó de "disparate" las afirmaciones que el día anterior había hecho la propia presidenta. El pasado fin de semana, el presidente del PP, Mariano Rajoy, prometió garantizar "la unidad del partido" frente a los avatares de los últimos días, cosa que por ahora no está consiguiendo.

Silencio. En esta coyuntura, la plana mayor del PP, con el líder a la cabeza, eludió cualquier comentario sobre la presunta trama de espionaje y los supuestos seguimientos a altos cargos del Gobierno madrileño. La cúpula de la formación acudió ayer, casi en pleno, a la investidura de Rodrigo Rato como doctor honoris causa de la Universidad Rey Juan Carlos, pero nadie hizo comentarios. Sólo el presidente fundador, Manuel Fraga, se señaló con una de sus sentencias: "No sé nada del asunto y en mi tiempo no pasaban estas cosas".

Por su parte, uno de los principales afectados, el vicepresidente Ignacio González, supuestamente perseguido por los espías del Gobierno regional, se mostró preocupado ayer por su situación y la de su familia. Aseguró que pedirá a la Justicia que investigue urgentemente quién tiene "tanto interés en hacer dossieres" sobre su vida con el objetivo de hacerle daño "en lo personal y en lo político" y de "perjudicar al Ejecutivo regional y a su presidenta, Esperanza Aguirre". Confesó que se siente personalmente "acosado" por una "actitud absolutamente impresentable".

  • 1