Local

Todos los grupos se unen contra la afrenta laboral de Cargill y Danone

Se impedirá a la envasadora de aceite "especular" con los terrenos de la fábrica. Se harán campañas de información sobre la nula reponsabilidad social de la empresa láctea

el 22 feb 2013 / 23:59 h.

TAGS:

Juan Espadas abrió la caja de los truenos cuando la semana pasada propuso un boicot -no pronunció esta palabra, pero sí estaba implícita- contra los productos de Danone, empresa que ha anunciado el cierre de su planta en Sevilla. El Ayuntamiento hispalense criticó con severidad este planteamiento, asumido también por el Pleno de la Diputación Provincial, pero ayer en Plaza Nueva cambiaron las cosas tras la aprobación por unanimidad -los tres grupos políticos- de dos mociones que conllevan un serio toque de atención para las multinacionales que deslocalicen su producción, esto es, que se lleven fuera las fábricas con el consiguiente perjuicio económico y laboral.

La primera moción atañe a Cargill, la envasadora de aceites de semillas que cerrará su planta de San Jerónimo. No sólo se expresa el lógico apoyo a los trabajadores, sino que, además, se rechaza "cualquier operación especulativa que pueda producirse en los terrenos donde se encuentra ubicada la empresa [la filial Ipeasa]". En caso, pues, de solicitarse una recalificación de los suelos, el Consistorio hispalense le dirá que no.

La negativa, de hecho, recuerda a la acometida por el anterior equipo de gobierno (PSOE e IU) con la fábrica de Altadis, a la que se echó el cerrojo pese a los beneficios de la tabaquera. La reacción: suelo blindado, salvo acuerdo con el Consistorio -y en estos momentos en eso se afana el actual gobierno de esta ciudad-.

La moción socialista contra Cargill fue aceptada, previo pacto con los populares, como también lo fue la que hacía referencia a Danone, una multinacional que, por cierto, ya ha hecho sus llamadas de preocupación al Consistorio. En ella, no se plantea ningún boicot a sus productos ni tampoco vetarla en los concursos para el abastecimiento de lácteos en centros públicos, como sí se aprobó en la Diputación de Sevilla, pero se sugiere un daño a la imagen de marca si no hay pacto con la plantilla.

"Y en el caso de que persista la falta de acuerdo con los trabajadores y el cierre, realizar campañas de información a los consumidores sevillanos sobre la falta de responsabilidad social de la empresa con sus trabajadores, porque aun teniendo beneficios decide llevarse la producción de su planta en Sevilla a otros territorios". Así reza la moción aprobada.

En ambos casos, supone un antes y un después al enfrentarse a los rastros de despidos que dejan las compañías cuando deslocalizan sus fábricas. "Y es que no podemos ser cómplices, la gente no está ya dispuesta a aguantar tanto", comentó Espadas.

Y además... La mayoría absoluta del PP hizo que se tumbara una moción socialista en la que se instaba a devolver a los chiqueros la reforma de la administración local impulsada por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Mientras el PSOE habló de "un ataque al municipalismo y a la autonomía local", el alcalde, Juan Ignacio Zoido, intervino para defender la necesidad de "racionalizar" la administración. Y en réplica, Juan Espadas fue contundente: "Se dejará la administración local hecha unos zorros", esto es, vacía de competencias.

Y un asunto más. El Pleno respaldó una moción elevada por IU que instaba al Gobierno central a que el anteproyecto de reforma del Código Penal castigue "exclusivamente" las conductas relacionadas con el tráfico ilegal de personas, excluyendo las actuaciones motivadas por "razones de ayuda humanitaria y solidaria".

  • 1