Local

Todos unidos contra ETA

ETA ha vuelto a matar, lo ha hecho con saña intentando demostrar que, pese a su debilidad, aún mantiene la capacidad de provocar una masacre. Eso es precisamente lo que intentó en la madrugada de ayer en la casa cuartel de la Guardia Civil de Legutiano (Álava).

el 15 sep 2009 / 04:48 h.

ETA ha vuelto a matar, lo ha hecho con saña intentando demostrar que, pese a su debilidad, aún mantiene la capacidad de provocar una masacre. Eso es precisamente lo que intentó en la madrugada de ayer en la casa cuartel de la Guardia Civil de Legutiano (Álava). La banda aparcó frente al edificio un coche bomba con cien kilos de explosivo que acabaron con la vida del Guardia Civil Juan Manuel Piñuel Villalón, de 41 años, casado y con un hijo, además de provocar heridas a otras cuatro personas. Piñuel, nacido en Melilla aunque malagueño de adopción, se encontraba alertando de la presencia de la furgoneta cuando ésta hizo explosión. Se trata del primer atentado mortal de la banda en la recién estrenada legislatura, la peor de las noticias posibles que, sin embargo, ha servido para que los dos grandes partidos, PSOE y PP, escenificaran ayer su unidad frente a ETA. El paso adelante dado por el presidente del PP, Mariano Rajoy, poniéndose del lado del Gobierno en la lucha contra el terrorismo, significa una vuelta al sentido común, un importantísimo avance para ver, más pronto que tarde, el final del terrorismo en este país. Sólo desde la unidad de la clase política, la democracia y el respeto al Estado de Derecho, se podrá vencer a ETA y la nueva línea abierta por Rajoy supone un punto de inflexión plasmado en el primer documento de consenso político, el retorno a una senda que nunca debió abandonarse. ETA ha perdido el norte y ahora está liquidando los pocos apoyos que le quedaban en la sociedad vasca, pero piensa dar sus últimos coletazos. Es necesario en este punto, reconocer públicamente la labor de la Guardia Civil, a la que tanto debe el país. Piñuel murió por hacer con dignidad su trabajo, proteger a los demás. Los etarras también hicieron el suyo. Todos unidos contra ETA, sin fisuras, lograremos que prevalezca nuestra dignidad frente a la sinrazón.

  • 1