Cultura

Tomás cuaja un toro al natural y sale a hombros en Castellón

el 11 mar 2010 / 20:21 h.

castellón n En la quinta de la Feria de la Magadalena de Castellón, uno de los festejos más esperados, se vio ayer lo mejor del ciclo con el toreo al natural de José Tomás a un toro de Jandilla. Un trasteo que fue a más, muy celebrado por los tendidos. Así, salió en hombros junto a Julio Aparicio, que se encontró al mejor lote de la tarde y cortó una oreja a cada oponente.

La segunda de José Tomás fue una gran faena al natural, de menos a más, en la que destacaron hasta cuatro series rotundas y con una gran personalidad, poder, limpieza y ligazón, a un toro de Jandilla aplaudido en el arrastre, informa burladero.com.

Tras quedar inédito en su primero, el de Galapagar toreó a la verónica con la rodilla genuflexa ganando terreno el quinto, que ya apuntaba que podía ser un buen toro, aunque perdía las manos en ocasiones. Se hizo con dos orejas.  

El segundo de la tarde, primero del lote de José Tomás, fue un toro que ya de salida arrollaba y buscaba el pecho. De hecho, la cuadrilla del torero de Galapagar pasó algún apuro durante la lidia, con un animal que rápido buscaba los terrenos de tablas. Aparicio intentó torear con personalidad a la verónica al primero de la tarde, pero la mayoría salieron enganchadas. Después el toro se partió el pitón al rematar en uno de los burladeros. El inicio de la faena de muleta fue muy torero, por abajo, gustándose. Entonces, el animal de Jandilla ya embestía con clase y profundidad, especialmente por el lado izquierdo.  

El sevillano se mostró acelerado, por debajo de un toro codicioso. Hubo algún muletazo destacado por la clase del diestro, que estuvo acertado con la espada y paseó una oreja. La otra le llegó en el cuarto. Fue otro buen toro de Jandilla al que cuajó a la verónica ganando terreno, con personalidad.

El tercero fue un toro más anovillado, que resultó descastado. El que cerraba plaza dio buen juego, pero al principio amagó con rajarse y pecó de falta de fuerzas. Los nervios de Abel Valls eran patentes y se mostró algo acelerado.

  • 1