Local

Toritos, cabritas y personas

Entramos ya del todo en esas entrañables fechas en las que el lindo gentío, organizado en coloristas y sudorosos tropeles y consciente del privilegio supremo que supone el no saber que hacer...

el 15 sep 2009 / 08:58 h.

Entramos ya del todo en esas entrañables fechas en las que el lindo gentío, organizado en coloristas y sudorosos tropeles y consciente del privilegio supremo que supone el no saber que hacer, del cual el ser humano es único depositario, celebra dicha condición prendiendo fuego a los cuernos de un torito, lanzando cabras por los campanarios, ahogando en gazpacho todo posible remordimiento por el hambre en el mundo y endiñándose tomatazos hasta la muerte. También hay una buena porción de público que dedica las fechas a empaparse de libros de autoayuda, el gran negocio de las editoriales; mayor negocio sería si supieran leer los toros y las cabras y hasta los perros abandonados en los postes de las gasolineras. Al menos tendrían con qué entretenerse hasta que tuvieran que enfrentarse a la triste verdad de que el ser humano es la única criatura capacitada para convertirse en el animal que más le convenga en cada ocasión.

  • 1