viernes, 16 noviembre 2018
06:52
, última actualización
Local

"Torreblanca no es lo que pone la tele, aquí también hay licenciados"

Un polémico reportaje emitido en Callejeros movilizó al barrio hace un año para reivindicar que es “mínima” la zona de exclusión social en Torreblanca.

el 08 jul 2012 / 19:45 h.

María Dolores Linares preside la asociación vecinal La Casa del Barrio de Torreblanca desde 2007.

Está convencida de que su barrio "se merece salir del estado de marginalidad" en el que está inmerso. María Dolores Linares Rueda preside desde hace cinco años la entidad vecinal más antigua de Torreblanca: La Casa del Barrio. En esta misión no está sola. Le ayuda su esposo, Antonio López, en calidad de secretario. Madre de dos niñas y auxiliar de enfermería, Loly, que así la conocen todos, es capaz de enfrentarse a la mismísima televisión.

-Mujer y líder vecinal en una zona difícil, ¿cómo lo lleva?
-Con mucho orgullo porque mis vecinos hayan decidido poner en mí esta confianza. Intento no desilusionarlos, y aquí estamos para lo que podamos hacer.

-¿Alguna vez se ha sentido cuestionada por ser mujer?
-Creo que no. Antes de ser presidenta de la asociación de vecinos, estuve 13 años de presidenta de una AMPA. Venía muy mentalizada de lo que era una lucha vecinal, porque llevaba muchísimos años metida en ella. Si me han cuestionado, no me he dado cuenta.

-¿En qué invertiría la partida de obras menores para distritos anunciada por el Ayuntamiento?
-Intentaría que ese dinero fuera para lo más urgente. Ahora lo que más se necesita es terminar la reurbanización de Torreblenca, sobre todo en las calles próximas al canal [por el Canal de los Presos]. Algunas están desde hace 30 años tienen el alcantarillado de uralita, las tomas de agua... y están en bastante mal estado el asfaltado. También intentaría que otra parte importante fuera a beneficio de los niños, que tuvieran una escuela deportiva para el verano, que tuvieran algo en lo que entretenerse y no pensar en cosas malas. Torreblanca necesita muchísima ayuda.

-¿Cómo se sortea la crisis en una zona en transformación social como es Torreblanca?
-Imagínate. Aquí tenemos de todo: gente que está bien, gente que está menos bien y gente que lo está pasando muy mal porque no tienen nada de entrada, viven de lo que les da la Cruz Roja o las Hermanas de la Caridad; y sus hijos están comiendo en el comedor social. Verdaderamente lo están pasando mal y no tenemos a nadie que nos de un empujoncito.

-Me imagino que la peor cara de la crisis son los desahucios....
-Pues sí. Tenemos conocimiento de que hay una serie de vecinos que están amenazados de desahucios ya. Recientemente tuvimos una señora que la echaban de su casa y por suerte montamos tal manifestación que lo logramos parar. Tenemos otros vecinos que nos vienen de distintas etnias, no son todos españoles, que por una circunstancia u otra los echan de sus casas. A todos les estamos echando una manita, sin hacer distinción.

-Hace unos días la sección sindical de CCOO del Ayuntamiento alertó del peligro que corre la atención social en barrios como Torreblanca ante la falta de convocatoria de subvenciones de la Junta, ¿qué supondría la interrupción de estas ayudas?
-Muchas viviendas antiguas del barrio se han podido rehabilitar gracias a ayudas de la Junta. Ahora eso está parado y hay muchas casas que necesitan obra, pues son de mayores que viven solos, y no tienen dinero. Además, las asociaciones del barrio no tenemos ninguna subvención. La Casa del Barrio recibió una para ordenadores hace unos años. Hoy por hoy sólo nos ayuda el Distrito Este.

-Este verano a falta de playa, buena será la piscina pública, ¿satisfechos con la iniciativa del distrito?
-Pues sí. La piscina pasó de ser una piscina sólo de verano a ser cubierta con actividades de invierno.

-Torreblanca cuenta con buenas equipaciones sociales, quizás lo peor es su mantenimiento...
-Sí. La conservación se está llevando con muchas carencias. Por ejemplo, una zona de paseo como es el bulevar del Canal está muy abandonado, con lozas levantadas y no hay desagüe. Está muy abandonado todo. Tenían que echarnos una poquita más de cuenta. No digo que en este tiempo de crisis nos den dinero para arreglarlo, pero por lo menos mantener lo que hay.

-Tras el incidente con el programa Callejeros, usted ve una cámara de televisión en el barrio y se echa a temblar...
-Pues sí, porque nadie quiere sacar lo que Torreblanca es en realidad.

-¿Y qué es Torreblanca en realidad?
-Es un barrio de gente trabajadora, luchadora y de gente que sabe estar muy bien en su sitio. Si nos toca luchar, luchamos; si nos toca estar al pie de la piqueta porque nos amenazan, estamos y los vecinos se movilizan. Con lo de Callejeros, en dos días montamos una huelga general en el barrio, con más de 4.000 personas en el bulevar y recogimos más de 10.000 firmas. Es un barrio de gente de muchísimos pueblos, y, hoy por hoy, hay muchos que han nacido aquí y son licenciados, con estudios, que también los tenemos.

-¿No cree que esa imagen que dio la tele es la que por desgracia comparte la mayoría?
-Porque vende. A las personas que no conozcan Torreblanca, les diría: ven y conócenos. Torreblanca no es lo que pone la televisión. No renegamos de lo que tenemos, pues es cierto que hay una zona donde cargan toda la culpa como si fuese de exclusión social, pero... cómo te digo esto... ¡Es que es muy duro lo que hay dentro de Torreblanca! No todo el mundo de esa zona es igual. Es algo mínimo, pero por desgracia es lo que más suena.

-¿Qué le diría a quien piensa que es un barrio inseguro?
-Hace un tiempo a Torreblanca se le llamó Lian Champó (una serie de la tele con dos etnias chinas, una buena y otra mala), pero gracias a Dios, esa fama poco a poco ha ido dejando la zona. Yo les diría que Torreblanca tiene muchas cosas buenas, como una Semana Santa, las cruces de mayo, San Antonio, el Inmaculado Corazón de María...

-¿Qué solución propone para erradicar la zona de las casitas?
-En un tiempo nos prometieron que iban a hacer pisos nuevos, y a realojar a esas personas. Yo propondría que cumplan lo que prometieron, pues no todo los que viven allí están marcados. Muchos barrios de los llamados señoriales tienen problemas similares o peores, pero como dice el refrán: Cría fama y échate a dormir. Aquí faltan programas sociales, más asistentes y, sobre todo, trabajo, pues el paro agrava esta situación.

-¿Se ha trabajado con ellos?
-Lo hemos intentado.

-¿Qué falla?
-Que tú convocas una reunión y no vienen. Es como si ellos dijeran: "¿Me quieren sacar de aquí?, ven y dímelo, porque no me voy a mover". Y es que parece que viven bien allí. Y no viven, malviven.

-¿Por qué cree que las administraciones no le ponen fin?
-Porque es un problema tan arraigado que es como su tuvieran miedo a meterle mano.

-¿Cree que tienen miedo?
-O tienen miedo, o no les interesa quitarlo. Porque si interesara quitarlo, tomarían más medidas y habría más presencia policial... y no tanta, tanta droga.

-Habla con respeto de la zona, ¿se ha sentido amenazada?
-Nunca. Llevo 53 años viviendo en la misma casa y nunca he tenido problemas. Hasta hoy. Hablo con respeto porque sí tengo a muchos vecinos que han sentido la amenaza en sus cuerpos. Mi padre era un enfermo de Alzheimer y en mi misma puerta le quitaron una cadena de oro del cuello. Le hicieron bastante daño pero la Policía reaccionó bastante bien. Ojalá lo hiciera siempre así.

  • 1