Torres-Dulce afea el abucheo a la jueza y resalta su "imparcialidad"

Ha resaltado la "imparcialidad" e "independencia" con la que la magistrada está llevando a cabo la instrucción.

el 11 oct 2013 / 14:01 h.

El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ha afeado hoy los abucheos que ayer recibió la juez Mercedes Alaya, que investiga los ERE fraudulentos en Andalucía, y ha resaltado la "imparcialidad" e "independencia" con la que la magistrada está llevando a cabo la instrucción. Torres-Dulce ha hecho estas manifestaciones en declaraciones a los periodistas tras entregar la Memoria de su departamento correspondiente a 2012 al presidente del Senado, Pío García Escudero, y en referencia a los abucheos de afiliados de UGT y CCOO a la juez. Con "todo el respeto" a una institución "tan importante" como es un sindicato y a su derecho a manifestar cualquier opinión crítica a una decisión judicial, Torres-Dulce ha rechazado "terminantemente" la forma en que se llevó a cabo esa protesta. Porque se hizo, ha añadido el fiscal general, "prácticamente en sede judicial y ante una autoridad judicial que está investigando con la independencia y la imparcialidad necesaria, exigible y constitucionalmente impuesta al poder judicial". Ha recordado que la tramitación de un proceso judicial debe estar "exenta de cualquier tipo de presión o manifestación" y se ha mostrado convencido de que los abucheos de ayer no van a afectar a la independencia, objetividad e imparcialidad de la juez Alaya. A su juicio, las formas de expresar las críticas o las disidencias "en modo alguno pueden sobrepasar ciertos límites que muy posiblemente se sobrepasaron ayer en Sevilla". Preguntado si los abucheos de los sindicalistas pueden tener consecuencias penales, Torres Dulce ha señalado que en primer lugar corresponde a las fuerzas de seguridad garantizar que "los derechos de manifestación y reunión se cumplen en sus justos términos", y también "asegurar la independencia de actuación y la seguridad de los miembros del poder judicial". Es en ese terreno en el que el Consejo General del Poder Judicial "dirá lo que estime procedente", ha explicado Torres-Dulce, quien ha insistido en que situaciones como las de ayer que pueden afectar a jueces y fiscales "no van a tener ningún tipo de repercusión" en las decisiones que Alaya va a tomar "con la imparcialidad y legalidad a la que está sujeta". Por su parte, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha advertido hoy de que la actitud de ayer de decenas de sindicalistas a las puertas de los juzgados donde comparecían dirigentes de UGT y CCOO por el caso de los ERE falsos "revelan una falta de aceptación de las reglas básicas de un Estado de derecho". En un comunicado, la Sala de Gobierno del TSJA ha lamentado los "incidentes ocurridos" ayer en la sede de los Juzgados de Sevilla, con motivo de la puesta a disposición de responsables sindicales dentro de las diligencias que sigue el juzgado número 6 de Sevilla, que dirige Mercedes Alaya, sobre los ERE fraudulentos. "Las actitudes cercanas al acoso a una autoridad judicial que han quedado constatadas en los medios de comunicación, así como las injustificables descalificaciones personales dirigidas contra la misma, revelan una falta de aceptación de las reglas básicas de un Estado de derecho, entre las que se encuentra la independencia judicial y su respeto frente a todo tipo de presiones", señala el alto tribunal andaluz en la nota. El TSJA recuerda que el procedimiento penal "tiene cauces suficientes y adecuados para garantizar la defensa de las personas investigadas en una causa penal". Igualmente, concluye recordando que este cauce sirve para manifestar, "en su caso, la discrepancia o crítica con cualquier decisión judicial".

  • 1