Local

Torrijos pierde su batalla contra la derecha

Izquierda Unida achaca en gran medida la pérdida de casi 2.000 votos a la campaña de la derecha y a que no se apreció la “transformación” de la ciudad

el 22 may 2011 / 23:24 h.

TAGS:

Izquierda Unida sufrió ayer una triple derrota. Perdió alrededor de 1.706 votos, perdió un concejal pasando de tres a dos y perdió la llave del gobierno ante la demoladora victoria del PP , la "derecha" a la que achaca la mayor campaña "mediática, política y financiera" en contra de un partido, IU, en la historia de Sevilla. Un ataque "por tierra, mar y aire" que no pudo o supo encarar la formación de Antonio Rodrigo Torrijos . Con todo, prometió que "resistirán" y mantendrán su "lucha" para presentarse con más fuerza dentro de cuatro años.

El candidato de IU a la Alcaldía asumió con elegancia la derrota registrada el 22-M, más severa si cabe si se tiene en cuanta las perspectivas que tenía la federación de izquierdas. Aunque se veía venir el ciclón del PP, Torrijos contaba con que los sevillanos supieran apreciar la gestión realizaba por IU ("la profunda transformación de Sevilla") en estos últimos cuatro años de gobierno (carriles bici, 7.000 VPO, instalaciones deportivas, bonobús solidario, presupuestos participativos...) y que el movimiento del 15-M se convirtiese en votos hacia la única formación que coincide con ellos en muchas de sus reivindicaciones, desde la reforma de la Ley Electoral hasta el cambio de la política económica "al dictado de los bancos".

Sin embargo, ni los sevillanos reconocieron la aportación de IU al gobierno de Sánchez Monteseirín ni el movimiento del 15-M le supuso más apoyos, si bien Antonio Rodrigo Torrijos sostuvo que ese marco de lucha de los "indignados" les puede beneficiar en un futuro. Por eso les invitó a continuar "adelante a partir de mañana", sin "afán de instrumentalizarlos", matizó.

En el cuartel general de IU, en pleno polígono San Pablo, los militantes de la federación no daban crédito a los resultados. En ningún momento el escrutinio les dio más de tres concejales y cuando se estancaron en dos ediles las caras de sus dirigentes y simpatizantes se empezaron a alargar. Con el paso de las horas, la mayoría absoluta del PP, cada vez más holgada, daba la puntilla a las expectativas de IU y la decepción, el mazazo y la desolación invadieron la modesta sede en la plaza Manuel Torres, muy lejos de la Encarnación.

Y si el 15-M no le dio votos a IU, la campaña "de la derechona", sí le restó, sobre todo, posibilidades de crecer. "Es evidente que no impedimos la eficacia de esa poderosa campaña", admitió Torrijos. La foto de la mariscada con Fernando Mellet -el principal imputado por el caso Mercasevilla-, la citación de la juez Mercedes Alaya a 48 horas de las elecciones por su imputación por la venta irregular de suelo del mercado central, las irregularidades en la gestión... "Creo que los combates de este tipo, el construir una imagen incorrecta de IU, ha tenido un efecto. Hemos combatido falsedades y medias verdades, pero no cabe duda de que el partido de la casualidad también tuvo efecto en el resultado", sentenció el candidato de IU ante los periodistas al ser preguntado sobre las repercusiones de las decisiones de la juez Alaya.

La herida de IU por esa campaña que atribuyen a "los poderes fácticos de Sevilla" es tan profunda que Torrijos eludió felicitar ayer al vencedor en las urnas y próximo alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido. "Como demócrata, reconozco el resultado. Y me quedo ahí". Y ahí se quedó, aunque le lanzó un mensaje a Zoido: "Ofreció el oro y el moro por todos los barrios y habrá que ver si se cumple todo. Se movió en el marco de la conspiración, en el tirón de la extrema derecha".

Torrijos prometió que estará los cuatro años en la oposición, si no tiene problemas "biológicos ni de orden mayor", y que para las elecciones de 2015 su formación cambiará de cabeza de lista. IU, dijo, tiene un "estupendo banquillo para elegir al próximo candidato". Y es que él ya no se presentará: "No creo que se deba estar más de doce años en un cargo público", insistió.

En San Pablo no había ayer balcón desde el que celebrar los resultados, pero sí una escalera de metal que lleva a la sede de IU desde la que Torrijos atendió a sus incondicionales. "Hemos sido derrotados electoralmente -les dijo- y afrontamos con toda elegancia ese resultado, pero desde el combate y la no resignación".

Lo cierto es que, a pesar de esta importante derrota, Izquierda Unida no da la guerra por perdida. Sus dirigentes opinan que se han enfrentado a "los que tienen el poder" en la ciudad y, con todo, "sólo" perdieron unos 2.000 votos. Que les echaron el gobierno, "pero no de las calles".

Y es que IU quiere seguir dando "guerra", desde la oposición, desde las fábricas, los centros de trabajo... Ni se disuelven ni se paran y está por ver qué efectos tiene su salida del gobierno en los próximos años.

  • 1